La crisis hondureña obliga al Gobierno de Micheletti a un recorte presupuestario

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El gobierno interino de Roberto Micheletti comienza a notar los efectos de la crisis institucional sobre la economía. La presentación de los Presupuestos del Estado para 2009, reflejan una caída de ingresos que afectarán a la operatividad del Estado. Aunque acompañados por declaraciones que niegan el aislamiento económico que sufre el país, la nueva ministra de Finanzas, Gabriela Núñez, ha anunciado una reducción de gastos.

Núñez, que se hizo con el cargo dos días después de la expulsión de Manuel Zelaya de Honduras, ha presentado unos Presupuesto del Estado para 2009 con una reducción del 8,2% con respecto al 2008. La ministra ha anunciado que se reducirán los gastos en compra de vehículos, viáticos, compra de combustible, publicidad y todo gasto innecesario

Los Presupuestos Generales del Estado de Honduras para 2009 eran una labor pendiente del Gobierno de Manuel Zelaya. Con seis meses de retraso, la nueva ministra de Finanzas, Gabriela Núñez, remarcó como una de sus prioridades la elaboración acelerada de dichos presupuestos, que se convierten en una muestra más de lo que la crisis institucional supone para la economía hondureña.

Los datos hablan de una reducción del 8,2% con respecto a 2008, o lo que es lo mismo, un presupuesto que pasa de 4.216 millones de euros a 4.007 millones de euros, con una pérdida de 200 millones de euros. Núñez ha anunciado además «una disminución del gasto corriente del 10% del gobierno central y un 20% de las instituciones descentralizadas».

Pese al evidente impacto que la crisis económica mundial y la crisis de su política interior, la mandataria hondureña ha declarado que las entidades financieras internacionales no han suspendido los fondos externos ni los países la cooperación con Honduras. Por el contrario, hay que recordar que tanto el BM como el BID o el FMI, han cancelado los créditos que iban a facilitar a Honduras, mientras que Estados como Venezuela han suspendido el envío de petróleo.

Los últimos datos hablan de una caída del 8% de la recepción de remesas y de una pérdida de 180 millones de euros del PIB en lo que va de crisis política. La presión económica es una de las medidas a las que la comunidad internacional ha acudido para restablecer el orden institucional, y, pese a negarlo, los Presupuestos para 2009 evidencian el impacto que están teniendo.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA