La cotización del dólar paralelo de Venezuela, inmune al Petrobono 2011

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Ya han pasado cuatro días desde que Pdvsa lanzó su esperada emisión de bonos y el dólar ha despedido la semana con subidas en el mercado paralelo de divisas, hasta situarse en las 6,60 unidades. Asdrúbal Ontiveros, director de la firma de análisis Ecoanalítica, ha explicado a Americaeconomica.com que es imposible que se note un «impacto en este mercado a menos que el Estado decida lanzar una ofensiva de emisiones periódicas». Ni siquiera las promesas de la petrolera estatal de comenzar a pagar a sus proveedores han logrado frenar el alza de la divisa. Tal vez por la desconfianza generada tras anunciar que dará prioridad a aquellos contratistas que rebajen sus tarifas a la compañía.

Ecoanalítica ha constituido un índice para medir la sobrevaluación del bolívar respecto al dólar. El resultado, a mayo de este año, indica que respecto a la moneda estadounidense el tipo de cambio debería ubicarse en 5,55 bolívares por dólar, es decir, una diferencia del 158% con el valor actual que determina una sobrevaluación de 61%.

La evolución de la divisa estadounidense en el mercado paralelo, al que los inversores acuden cuando no pueden obtener la autorización de la Cadivi para conseguir dólares, tiene preocupado, y mucho, a las autoridades financieras del país. De hecho, el ministro de Finanzas Alí Rodríguez dejó entrever en sus discursos previos a la emisión de bonos de Pdvsa que uno de los objetivos era bajar la cotización del dólar en el mercado permuta. Algo que de momento no ha conseguido.

El ministro de Energía del país, Rafael Ramírez, también aseguró que uno de los principales objetivos de la operación sería obtener financiación para cumplir con los pagos a los proveedores. De hecho, Pdvsa prometió que empezaría hoy mismo ha realizar esos pagos. Eso sí, dando prioridad a las empresas que reduzcan las tarifas que cobran por sus servicios.

La estatal solicitó a las empresas a comienzos de año una rebaja de hasta 40% de su facturación. Pero ese porcentaje no se ha aplicado de manera lineal en toda la industria. Según cifras recogidas por la prensa local, las propuestas de rebaja que pidió Pdvsa oscilan entre un mínimo de 20 y un máximo de 30%.

Aún así, los recursos de la emisión de deuda no representan ni la mitad de lo que la compañía adeuda a sus contratistas. Con el primer tramo de la emisión de 3.000 millones de dólares en bonos, en la que se logró colocar 1.418 millones de dólares, la estatal cubrirá inicialmente un 25,52% de su deuda. Según fuentes del partido opositor Un Nuvo Tiempo consultadas por Americaeconomica.com Pdvsa terminó el pasado año debiendo cerca de 14.000 millones de dólares a contratistas y proveedores.

Además de sus deudas con proveedores, PVDSA adeuda 4.400 millones de dólares en pagarés a la Tesorería y otros 5.800 millones de dólares en concepto de impuesto sobre la renta.

No sólo el Petrobono ha marcado la actualidad macroeconómica en el país esta semana. Las cifras de inflación también han estado en el centro del huracán financiero bolivariano. Y no precisamente para calmar los ánimos, pese al descenso registrado por el IPC en el primer semestre del año, al situarse en el 10,8% frente al 15,1% del mismo periodo de 2008.

Según los expertos consultados por este diario, esta caída de las cifras no puede considerarse como una tendencia que vaya a continuar en el corto plazo. Principalmente porque «aunque los precios hayan bajado, el crecimiento económico es prácticamente nulo en el país», aseguran desde Ecoanalítica. Estos expertos anticipan que Venezuela cerrará 2009 con una inflación del 30%, la más elevada de Latinoamérica.

El núcleo de la desaceleración se concentra en los alimentos, que en los primeros seis meses aumentan 4,5%, en contraste con 19,3% en el mismo lapso del año pasado. Si bien el menor incremento de los precios es una buena noticia, las causas que lo explican no permiten mayor celebración.

Oliveros, director de Ecoanalítica, asegura que una de las causas de que se haya registrado una menor inflación es que «la economía también se está desacelerando, lo que impacta negativamente en el consumo y también en los precios».

«Otra causa clave es la política de control de precios y la ofensiva que el Gobierno de Hugo Chávez ha iniciado para crear mecanismos que obliguen por todos los medios a cumplir con estos controles. Especialmente en el sector de los alimentos, con nuevos controles sobre el sector de la distribución y de la producción», asegura Oliveros.

Si bien la pérdida de combustible en el consumo incide en el menor avance de la inflación, en el caso de los alimentos también hay que tomar en cuenta el subsidio del Gobierno a través de Mercal y Pdval, así como la caída internacional en el precio de granos, carne y leche, rubros donde la importación es masiva.

Otro factor a tomar en cuenta es que el Gobierno ha reducido la entrega de dólares al tipo de cambio oficial de 2,15 y una porción considerable de la economía importa insumos y productos a través del mercado paralelo, donde el dólar tiene un precio muy superior.

Oliveros asegura que con la subida que en los últimos meses ha registrado el precio del petróleo, principal fuente de ingresos del país, «el Gobierno acelerará su política de gasto público, lo que, generará más liquidez a la economía y una mayor presión sobre los precios».

En comparación con otros países de la región, la inflación acumulada en la primera mitad del año por Venezuela superó a la de Chile (-0,8), Ecuador (2,86%), Colombia (2,22%), Uruguay (2,82%) y Perú (0,03%).

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA