Las grandes empresas tributan un 40% menos que en 2007 aunque ya ganan más

María Jesús Montero
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Por primera vez desde 2013 las grandes empresas pagaron menor porcentaje de impuestos sobre sus beneficios que el año previo: en 2016 las mayores compañías afrontan un tipo del 6,1% sobre su resultado contable.

.

En 2016, los grandes grupos consolidados aumentaron su beneficio un 28,4% respecto al año previo: ganaron 111.788 millones de euros y superaron las ganancias pre crisis, ya que en 2007 lograban un resultado contable positivo de 107.213 millones. Según el informe sobre recaudación que ha publicado la Agencia Tributaria esta semana, ganaron 24.130 millones más que en 2015.

Sin embargo, solo pagaron 300 millones más en impuestos y el tipo efectivo de Sociedades que estas empresas soportan cayó hasta el 6,14%, frente al 7,5% en solo un año. El resto de empresas carga con un tipo efectivo de este impuesto que grava los beneficios empresariales mucho más alto, hasta el 15,5% en 2016.

Lo que pagaron las grandes empresas como impuesto de sociedades en 2016 es prácticamente la mitad de lo que tributaban diez años antes, ganando ahora más. El tipo efectivo de este impuesto era del 9,9% hace una década, por lo que se puede afirmar que los grupos consolidados ya ganan más que antes de la crisis pero tributan casi un 40% menos que en 2007.

El debate sobre el uso de deducciones y en general de técnicas de ingeniería fiscal en las grandes compañías ha sido ya lanzada al debate por la ministra de Hacienda María Jesús Montero: el Ejecutivo de Sánchez quiere imponer un tipo mínimo, en torno al 15%, del que las empresas no podrían bajar al pagar su parte de impuesto de Sociedades. El tipo nominal de este tributo es en España del 25%.

“Hay diferentes propuestas sobre la mesa. Nos inclinamos por poner un tipo mínimo en las grandes empresas y que no se puedan aplicar deducciones posteriores, porque el tipo teórico no se adecúa al real después de aplicar toda una arquitectura de deducciones”, defendía recientemente la ministra.