Las empresas yanquis disparan su deuda en euros al calor de los tipos bajos y las compras del BCE

BCE
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El pasado mes de noviembre, el Banco Central Europeo (BCE) reinició el programa de compra de bonos ante los preocupantes síntomas que ofrecían las perspectivas de crecimiento económico e inflación. El movimiento se produce en un momento en que las empresas estadounidenses han relanzado las emisiones de deuda denominada en euros, lo que en la jerga del mercado se conoce como ‘bonos yanquis inversos’.

La emisión por parte de empresas estadounidenses no financieras con grado de inversión se ha cuadruplicado este año desde los niveles de 2018, hasta alcanzar una cifra de alrededor de 93.000 millones de euros, según muestran los datos de Dealogic que recoge Reuters. Esto supone el 27% de un total de 346.000 millones de euros de emisión de bonos corporativos con grado de inversión denominados en euros.

El ‘yanqui inverso’ se ha convertido en el mercado de referencia para las empresas estadounidenses que ahora son la mayor fuente de ventas de bonos corporativos en Europa, según BofA. Y si el auge se extiende hasta 2020, EEUU se convertiría en el país más grande en el índice de deuda corporativa de la zona euro de ICE-BofA, superando a Francia, de acuerdo con los expertos de este banco.

El auge de estas emisiones está impulsado principalmente por los menores costes de emitir en la eurozona, donde los tipos de interés se encuentran bajo cero. La rentabilidad media de los bonos corporativos denominados en euros ha caído al 0,48%, por debajo del 1,25% de principios de 2019.

Los mercados de crédito europeos ofrecen “las mejores condiciones de financiación para los emisores globales”, señala el jefe de estrategia crediticia de BofA, Barnaby Martin. “No van a ser capaces de encontrar eso en ningún otro lugar”.

Martin, considera que los nombres estadounidenses podrían atraer a las gigantescas aseguradoras de vida asiáticas para que inviertan en deuda en euros. Estos inversores poseen más del 10% del mercado crediticio estadounidense, según los datos del Fondo Monetario Internacional (FMI), pero están menos familiarizados con las compañías de la eurozona. “Si muchos de los emisores estadounidenses vienen en formato de euro, es más fácil para (las aseguradoras) comprar euros de grado de inversión”, cree el experto de BofA. “Creará una demanda adicional y será alcista para el mercado”.

De cara a 2020, empresas como Amazon y Visa, que tienen importantes ingresos en euros pero ninguna deuda denominada en la moneda común, podrían aprovechar el mercado, cree el banco de inversión, que espera que la participación de los yanquis en el índice aumente hasta el 20,8% en noviembre de 2020, desde el actual 18%.