La vivienda a estrenar quiere competir con la usada con una oferta de 100.000 casas al año

gruas obra ladrillo construccion inmobiliaria
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La vivienda a estrenar sigue recuperando el pulso de manera gradual y su construcción subirá aunque muy ligeramente, ya que las previsiones de los expertos de Knight Frank es que el año acabe con 105.000 viviendas iniciadas, una cifra similar a la de 2018, cuando según el Ministerio de Fomento se visaron 100.733 permisos para la construcción de nuevas casas. Las estimaciones son positivas -si se recuerda que en 2015 se concedieron 49,700 visados- aunque están aún muy lejos de los números la Asociación de Promotores y Constructores de España (APCE) considera que se deberían edificar anualmente para poder hablar de un «mercado inmobiliario sano»: entre 150.000 y 180.000 unidades.

Sin embargo, desde la consultora Knight Frank son optimistas y prevén que el número de transacciones de obra nueva se incremente durante los próximos años gracias al aumento de promociones. En su último informe destacan que “durante el último año las transacciones de obra nueva aumentaron un 13% con respecto al 9% de la segunda mano” y apuntan que “la renovada y más sofisticada oferta de viviendas a estrenar es clave en este ascenso”. Y estiman que “a final de año el número de licencias aumente, pudiendo alcanzar las 105.000 unidades, por lo que previsiblemente el número de viviendas iniciadas será similar”.

Respecto a los precios, para ambos tipos de vivienda continúa la tendencia alcista, destacando el encarecimiento de la segunda mano con un crecimiento del 4,4% mientras que en obra nueva ha sido del 4,1%, indica el informe. En cuanto a la nacionalidad de los compradores, el 17% fueron extranjeros, la gran mayoría de ellos, residentes en España.

En relación a la situación de los compradores, el esfuerzo para la adquisición de una vivienda aumenta mínimamente situándose en un 33,5%, al igual que el tipo de interés, que se encuentra en un

El caso de Madrid

Una muestra de la recuperación paulatina de la actividad constructora es la situación de Madrid, que según el informe “Madrid desde el cielo”, de la consultora inmobiliaria CBRE, que ha detectado 360 grúas activas poblando el cielo de la capital en 418 proyectos, frente a las 244 registradas el año anterior, lo que significa que el número de grúas en Madrid ha aumentado un 47%.

Según este informe, el segmento residencial concentra la mayor parte de la actividad constructora en la ciudad, representando el 83% (351) de los proyectos actualmente en construcción, unas 12.000 unidades de vivienda, de los cuales el 84% (298 proyectos) corresponde a promociones de vivienda de nueva planta. Así, los distritos de la periferia del norte continúan liderando la actividad de construcción residencial, con Hortaleza, Fuencarral y Moncloa a la cabeza, que acumulan el 26% de los proyectos residenciales de la capital.

Samuel Población, director de Residencial y Suelo de CBRE, destaca que a pesar del protagonista de la zona norte “los distritos del sur de la ciudad han repuntado de forma notable respecto al año pasado. Concretamente, el número de grúas en promociones residenciales en los distritos de Vicálvaro, Villaverde y Villa de Vallecas se ha triplicado en el último año, siendo los desarrollos de El Cañaveral, Parque de Ingenieros y la continuidad del desarrollo del PAU de Vallecas los motores de la actividad en estos distritos de la ciudad”.