La UE quiere potenciar las zonas rurales con nuevos planes que reconozcan la diversidad

Pueblo españa
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Comisión Europea quiere mejorar las zonas rurales con dos nuevas propuestas, un Pacto Rural y un Plan de Acción Rural, que permitan que esas áreas sean “más fuertes, más conectadas, más resilientes y más prósperas” según la vicepresidenta de Democracia y Demografía, la croata Dubravka Suica. Una visión a largo plazo que además de dinamizar esos territorios permita un desarrollo sostenible.

Casi un 30% de la población, es decir 137 millones de europeos, residen en el 80% del territorio, las zonas rurales que son extraordinariamente diversas. Durante los dos últimos años la Comisión ha recabado información sobre lo que piensan y lo que persiguen esas comunidades y se ha encontrado con el 40% de los encuestados aseguran que no cuentan para nadie. Por eso, ahora, una vez que la semana pasada quedó despejado el camino de la reforma de la Política Agraria Común (PAC) tras tres años de duras negociaciones, la Comisión lanza estas propuestas que intentan mejorar el panorama rural.

El trabajo hace hincapié en el envejecimiento y en el despoblamiento de esas zonas y pretende que el enfoque sea apropiado para cada una de ellas, frente a una visión general y única “porque son extraordinariamente diversas” según el comisario de Agricultura, el polaco Janusz Wojciechowski, y se enfrentan a retos diversos.

Los problemas de conectividad, de subdesarrollo de infraestructuras, de falta de oportunidades de empleo y el acceso limitado a los servicios convierten a esas áreas en lugares menos atractivos para residir y trabajar. Con esa visión a largo plazo la UE trata de dar un vuelco a esa percepción, pero para ello hay que identificar lo que la comisaria de Cohesión y Reformas, la portuguesa Elisa Ferreira define como “geografía del descontento”.

TRANSICIÓN ECOLÓGICA Y SOCIAL

La transición ecológica y digital que promueve la actual Comisión puede convertirse, de acuerdo con la propuesta lanzada hoy, en una oportunidad para mejorar la calidad de vida, facilitar un desarrollo equilibrado y estimular el crecimiento económico.

El Pacto Rural servirá para escuchar a los interlocutores locales, regionales y nacionales y permitirá el intercambio de políticas y la mejora de las prácticas. Será el gran foro donde todos los afectados podrán expresar sus opiniones y canalizar sus propuestas y exigencias. Se creará un Observatorio Rural dentro de la Comisión que permita recoger y analizar la información que vaya produciéndose en esos territorios.

El Plan de Acción Rural pretende un desarrollo sostenible, cohesionado e integrado. “Se trata de producir sinergias entre todos los fondos que pueden llegar a las zonas rurales” según Elisa Ferreira. Los cuatro ámbitos de acción del Plan son: mejorar la capacidad de esas zonas con servicios suficientes e innovación social; mejorar la conectividad tanto de transporte como digital; hacerlas más resilientes mediante la formación y el empleo y facilitando la actividad agrícola ecológica; y la prosperidad mediante la diversificación de la actividad económica y mejorando el valor añadido de la agricultura, las actividades agroalimentarias y el agroturismo.

CALENDARIO

El calendario para la puesta en marcha de este proceso es largo puesto que el objetivo final es el año 2040. Primero habrá una coordinación con el Comité de las Regiones sobre los objetivos. A mediados de 2023 se hará balance de las medidas financiadas por la UE y su impacto en zonas rurales y a principios de 2024 se publicará un informe que determinará los ámbitos en los que hay que mejorar y eso permitirá iniciar el camino de las propuestas para el período de programación 2028-2034.

Uno de los grandes retos de esta política comunitaria es respetar la enorme diversidad de las zonas rurales y las muy diferentes necesidades de cada una de ellas, de modo que no sea una política única desde Bruselas. “Haremos un esfuerzo para mejorar nuestra visión y nuestra relación con esos territorios para mejorar la política de cohesión europea” concluyó Elisa Ferreira.