La UE anuncia que sus empresas tendrán un acceso “sin precedentes” al mercado de China

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, hablando por teléfono
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Unión Europea (UE) cree que el acuerdo alcanzado el 30 de diciembre sobre inversiones con China permitirá un acceso “sin precedentes” a las empresas del continente en aquel mercado. El pacto se confirmó tras una reunión virtual entre el presidente chino, Xi Jinping, y los presidentes de la Comisión, Ursula von der Leyen, del Consejo, Charles Michel, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés, Emmanuel Macron. La UE llevaba siete años negociando sobre esta materia porque consideraba que había un desequilibrio que favorecía a las sociedades chinas que tenían muchas más facilidades para actuar en el mercado europeo que las continentales en el país asiático. Las negociaciones están concluidas, pero pasarán unos meses antes de que se firme solemnemente.

Se trata de un movimiento muy destacado justamente cuando la tensión comercial entre Estados Unidos y China durante el mandato de Donald Trump ha alcanzado momentos de máxima tensión. El presidente electo, Joe Biden, había declarado que seguiría muy de cerca las conversaciones entre el gigante asiático y la UE, puesto que las relaciones con China serán uno de los principales problemas que enfrentará en sus primeros días en la Casa Blanca.

Pekín ha mencionado “el diálogo y la confianza mutua” entre ambas partes al referirse al acuerdo además de insistir en la cooperación. También se ha comprometido en ratificar las convenciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para sus trabajadores, así como medidas que garanticen un desarrollo sostenible. Pero sobre todo ha accedido a que los inversores europeos tengan un nivel de acceso que no se había registrado nunca hasta ahora. La apertura china garantiza un trato justo a las empresas de la UE para que puedan competir en condiciones más equitativas que hasta ahora.

Bruselas considera que Europa ha estado mucho más abierta a la inversión extranjera que China y que eso ha perjudicado a sus empresas. Semanas atrás el ejecutivo comunitario ya anunció que establecería medidas para proteger a las empresas del continente en los concursos internacionales cuando concurrieran en ellos empresas de capital público extranjero. Para la UE esa concurrencia distorsiona el mercado. Para la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, se trata de “un hito importante en nuestra relación con China y para nuestra agenda comercial basada en valores. Proporcionará a los inversores europeos un acceso sin precedentes al mercado chino, lo que permitirá a nuestras empresas crecer y crear puestos de trabajo». También comprometerá a China con unos principios ambiciosos de sostenibilidad, transparencia y no discriminación: “El acuerdo reequilibrará nuestra relación económica con China».