La tensión vuelve a las primas de riesgo tras dejar Fitch a Italia al borde del bono basura

Bandera de Italia
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Subida en la rentabilidad del bono italiano después de que la agencia Fitch Ratings haya sorprendido al mercado con una rebaja de un escalón en la nota del país, que se queda en ‘BBB-‘, solo un paso por encima del bono basura.

El rendimiento ofrecido por el bono italiano a diez años en el mercado secundario, que se mueve de manera inversa al precio, escalaba hasta el 1,82%, borrando gran parte del descenso que había experimentado en los últimos días tras la decisión de S&P Global de mantener la nota de Italia. Ahora, el recorte de Fitch vuelve a poner sobre la mesa la especulación de que a corto plazo Italia pierda el grado de inversión debido a la crisis desatada por la pandemia del coronavirus.

“La resistencia del BTP será puesta a prueba tras la sorpresiva bajada de la calificación de Italia”, señalan en una nota recogida por Bloomberg los estrategas de Commerzbank Cem Keltek y Michael Leister, refiriéndose al nombre de los bonos italianos en el mercado. “El listón de acciones futuras es bajo y la presión sobre el proyecto de presupuesto de 2021 es alta”.

La presión sobre Italia puede afectar a otros países de la denominada periferia, como España. La rentabilidad del bono español de referencia subía hoy al 0,869%, mientras que la prima de riesgo respecto a Alemania alcanzaba los 133,7 puntos. La de Italia superaba de nuevo los 220 puntos.

El movimiento de Fitch pilló desprevenido a muchos inversores ya que la agencia no tenía prevista su revisión hasta el 10 de julio. Sin embargo, los acontecimientos debido a la actual crisis la llevaron a actuar antes de lo previsto. “La bajada de categoría refleja el importante impacto de la pandemia mundial de Covid-19 en la economía de Italia y en la posición fiscal soberana”, señaló Fitch en un comunicado.

La perspectiva se revisó de ‘negativa’ a ‘estable’, lo que puede ayudar a limitar cualquier debilidad en los bonos, ante la expectativa de que las compras del BCE ayudarán a mantener bajos los diferenciales. Aun así, la presión a la baja en la calificación puede reanudarse si el gobierno no implementa un plan económico creíble para asegurar que las tendencias de la deuda al PIB sean más bajas.

Tras la rebaja, el ministro de Finanzas, Roberto Gualtieri, dijo en una declaración que Italia iniciará una agenda de reformas e inversiones, para aumentar el potencial de crecimiento de la nación y asegurar la disminución de la deuda.

La próxima agencia en salir a escena será Moody’s, que tiene previsto revisar la calificación de la nación el 8 de mayo y actualmente la clasifica en ‘Baa3’, el grado de inversión más bajo, aunque con perspectiva ‘estable’.