La presión inflacionista sacude los mercados: ¿cuánto tiempo durará esta situación?

Wall Street

Wall Street

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las presiones inflacionistas han sacudido a los mercados en las últimas sesiones. El anuncio de que el IPC registró su mayor subida en más de una década en EEUU vino acompañada de caídas en las bolsas de todo el mundo y subidas en las rentabilidades de los bonos. Los expertos avisan de que los nervios pueden durar unos seis meses, aunque “la posición macrocíclica sigue sugiriendo sobreponderar la renta variable”.

“Los mercados mundiales de renta variable están sufriendo caídas impulsados por el temor a un aumento de la inflación, ya que la recuperación económica de la pandemia de coronavirus se combina con la creciente preocupación por los cuellos de botella y la escasez en las cadenas de suministro” explica Chris Iggo, experto de AXA.

“Varias empresas han destacado el posible impacto negativo del aumento de los precios de las materias primas en los márgenes, así como la escasez de semiconductores. Las empresas tecnológicas y automovilísticas, en particular, han sugerido que la producción en el segundo trimestre (Q2) podría verse afectada, lo que podría repercutir en las existencias, el aumento de los precios y la escasez de algunos productos de consumo. Se teme que esto pueda limitar el crecimiento del PIB mundial en el segundo trimestre”, destaca el analista de la aseguradora francesa.

“Tras el aumento del 0,8% de los precios de consumo en EEUU en abril (4,2% interanual), la subida de los precios de las materias primas podría prolongar el periodo de inflación por encima de la tendencia, con posibles consecuencias para las expectativas de los tipos de interés”.

El curso de los mercados

Después de un mes fuerte para la renta variable en abril, la primera parte de mayo ha visto un “ligero” aumento de la volatilidad y algunas pérdidas importantes en los índices bursátiles, en algunos casos “saliendo de máximos históricos”, recuerda AXA. Los movimientos han estado dominados por los descensos de los valores tecnológicos, los fabricantes de automóviles y algunos sectores que se reabren tras los confinamientos generalizados.

Mientras, los mercados de bonos se han mantenido relativamente estables; aunque han subido, los rendimientos de la deuda pública de referencia son inferiores a los máximos que alcanzaron a principios de abril.

“La subida de los precios de las materias primas es coherente con la fuerte recuperación del crecimiento del PIB mundial y con el actual rendimiento superior de la renta variable”, recuerda Iggo. Sin embargo, “existen fricciones en el lado de la oferta, lo que está provocando un aumento significativo de los precios de las materias primas que probablemente no se reducirá a corto plazo”.

“Es probable que todo esto persista durante un par de trimestres, hasta que pueda aumentar la oferta de materias primas y cuando se haya asentado el primer brote de la recuperación mundial”, cree Iggo. “Mientras tanto, habrá preocupación por la inflación y el aumento de los rendimientos. Por el lado de la renta variable, todas las miradas estarán puestas en la producción y distribución de materiales y productos para ver hasta qué punto se ha visto afectada la cadena de suministro”.

Para el experto de AXA, “la posición macrocíclica sigue sugiriendo sobreponderar la renta variable y el crédito, pero es probable que los rendimientos estén sujetos a una mayor incertidumbre dadas las fricciones en la reapertura de la economía mundial”.