La inflación sube en toda Europa ¿hasta dónde y hasta cuándo?

BCE

Sede del Banco Central Europeo (BCE)

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La inflación de la eurozona sigue subiendo, poniendo en un aprieto al Banco Central Europeo (BCE), que en los últimos años ha puesto una batería de medidas sobre la mesa para intentar estimular el crecimiento económico. Retirar estas medidas si quiera parcialmente podría hacer descarrilar la recuperación económica, pero los expertos creen que la subida será solo temporal, por lo que el banco central no deberá actuar.

Controlar la inflación es el principal mandato del Banco Central Europeo (BCE) –en realidad el único-, por lo que la reciente subida de los precios en las principales economías del Viejo Continente ha empezado a hacer sonar las alarmas. A fin de cuentas, una retirada de los programas de estímulo o un endurecimiento de los tipos de interés sería la respuesta lógica a este movimiento inflacionario, si no estuviese todo distorsionado por la crisis de la pandemia.

Este martes, el Instituto Nacional de Estadística (INE) español anunció una abrupta subida de 1,3 puntos porcentuales en el IPC hasta una tasa interanual en marzo del 1,3% debido a los precios de la electricidad y de los carburantes. También brusca ha sido la subida en Alemania, principal economía de la eurozona: el Statistisches Bundesambt ha informado de que la tasa de inflación armonizada aumentó al 2,0%, frente al 1,6% de febrero.

“La inflación se acelerará aún más este año, pero será débil a medio plazo”, apuntan los analistas de ABN Amro Aline Schuiling y Nick Kounis.

“Estamos más o menos a mitad de camino en lo que se refiere a la eventual subida de la inflación general (en relación con el resultado de febrero), y es probable que el pico se sitúe en torno al 2%”, destacan los expertos del banco holandés. Sin embargo, “los factores que impulsan este movimiento son de carácter transitorio y la inflación caerá bruscamente a partir de principios del próximo año”. Entre ellos citan “alimentos, precios de la energía, efectos estadísticos de las subidas de impuestos y algunas subidas de precios en el sector de los servicios una vez que finalicen los cierres”.

“La inflación en el horizonte de 2 a 3 años dependerá de la cantidad de capacidad sobrante en la economía y seguirá existiendo una gran brecha de producción en la eurozona a pesar del fuerte crecimiento económico en el segundo semestre y el próximo año”, concluyen los expertos de ABN.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish