La gran banca se apresura a realizar las mayores provisiones desde el colapso de Lehman

BCE
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Deutsche Bank, Barclays, Unicredit, Banco Santander, BBVA… a lo largo de los próximos días llegará el turno para los grandes bancos europeos de publicar sus resultados trimestrales y los analistas anticipan una ronda de provisiones casi sin precedentes para hacer frente a la crisis desatada por la Covid-19.

De acuerdo con un informe de los analistas de Citi que recoge Financial Times, los grandes bancos de la eurozona, Suiza y Reino Unido dotarán provisiones por al menos 23.000 millones de euros en el segundo trimestre, tras los 25.000 millones provisionados ya durante los tres primeros meses del año.

Si se suman los 61.000 millones de dólares ya reservados por los cinco mayores bancos estadounidenses en los primeros seis meses de 2020, la cifra combinada de los grandes bancos occidentales podría alcanzar los 117.000 millones de dólares. Serían las mayores dotaciones en un semestre desde la primera mitad de 2009, después del colapso de Lehman Brothers, según Citi.

Pocos economistas predicen recuperaciones rápidas en ‘V’, y de hecho todavía podría haber una segunda oleada de la crisis cuando los planes de apoyo de los gobiernos finalicen en otoño. La consultora Oliver Wyman ya avisó hace unos días de que un nuevo confinamiento causaría un agujero de hasta 800.000 millones de euros en los bancos europeos.

“Va a ser otra prueba: varios bancos han señalado que este podría ser el peor trimestre del año”, señala a FT Jon Peace, analista de Credit Suisse. Bajo las nuevas normas contables, los bancos deben realizar sus provisiones en función a las pérdidas probables, pero al final del primer trimestre estaban trabajando en supuestos de crecimiento del PIB y empleo “que no eran tan oscuros como ellos son hoy”.

El año está siendo especialmente difícil para la banca europea en bolsa. Sin haber superado del todo los problemas arrastrados de la crisis anterior, las bajas rentabilidades por los tipos negativos y el veto a los dividendos han llevado al sector a caer un 31% en lo que va de año de media, frente a la caída del 10% del índice de referencia Stoxx 600.