La futura ley de Universidades mantendrá la mención al Rey en la expedición de títulos

El ministro de Universidades, Manuel Castells, durante su comparecencia en el Senado este lunes.

Manuel Castells - Ricardo Rubio - Europa Press

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El último borrador del anteproyecto de ley, al que ha tenido acceso Europa Press, establece que «el Gobierno, previo informe del Consejo de Universidades, establecerá las directrices y condiciones para la obtención de los títulos universitarios oficiales, que serán expedidos, en nombre del Rey, por el Rector o Rectora de la universidad«.

Sin embargo, el texto aprobado en Consejo de Ministros en primera lectura el pasado 31 de agosto no incluía esta referencia expresa al Rey en el artículo 8, relativo a la expedición de títulos, como sí lo hace la actual Ley Orgánica de Universidades de 2001, que la LOSU pretende derogar.

El redactado polémico decía así: «El Gobierno, previo informe del Consejo de Universidades, establecerá las directrices y condiciones para la obtención de los títulos universitarios oficiales, que serán expedidos por el Rector o Rectora de la universidad».

El ministro de Universidades, Manuel Castells, justificó la eliminación de la referencia al Rey en que un Real Decreto mantenía dicha mención: el Real Decreto 1002/2010, de 5 de agosto, sobre expedición de títulos universitarios oficiales, todavía en vigor.

«Dichos títulos serán expedidos, en nombre del Rey, por el Rector o Rectores de la Universidad o Universidades correspondientes, de acuerdo con los requisitos que respecto a su formato, texto y procedimiento de expedición se establecen en la presente norma», señala el Real Decreto, que también establece que «los títulos universitarios oficiales incluirán en su anverso», entre otras menciones, la «referencia expresa a que el título se expide en nombre del Rey».

Aun así, el ministro ya anunció el pasado 5 de octubre en el Senado que el anteproyecto sí recogería la mención expresa al Rey en la expedición de títulos. «Siguen insistiendo en la historia de que el Rey no va a expedir los títulos, es una tontería, hay un Real Decreto en vigor de 2010 que establece el procedimiento de expedición de títulos que ya establece que el rector lo hace en nombre del Rey, pero por si acaso lo hemos vuelto a poner, para que no haya ambigüedad», aclaró, como ya informó Europa Press.

OTROS CAMBIOS

El último borrador de la LOSU también incorpora otros cambios, el grueso de ellos sobre la gobernanza (Título VII). El borrador de agosto establecía dos sistemas de elección de los rectores. El primero de ellos era la elección directa por sufragio universal ponderado por todos los miembros de la comunidad universitaria (en la forma en que se establezca en los Estatutos de la universidad), como ya establece la ley actual, la LOU.

El segundo sistema era la elección mediante un órgano (que podría determinar la universidad a través de sus Estatutos), que estaría formado por entre 20 y 30 miembros con unos porcentajes específicos de representación, y que incluía personas externas a la universidad. Con la nueva propuesta, recogida en este último borrador, se elimina esta opción, manteniendo la fórmula tradicional por sufragio.

Asimismo, el nuevo documento deja en manos de las universidades el número de miembros que ha de componer el claustro (en lugar de 100) y se refuerza la participación de los estudiantes en el mismo así como en otros órganos.

Por otro lado, el nuevo texto añade una nueva figura docente, la del Profesorado Permanente Laboral, que según indica el documento, «tendrá niveles comparables a los del personal docente e investigador funcionario». Y se mantiene la figura del Profesor Distinguido, «dirigida fundamentalmente a la captación de talento internacional», que ya aparecía en el anteproyecto aprobado en agosto.