La Fiscalía pide el archivo de la causa contra los sabotajes en el Zendal por falta de pruebas sobre la autoría

Hospital Enfermera Isabel Zendal

Hospital Enfermera Isabel Zendal de Madrid. (Foto: Comunidad de Madrid)

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Fiscalía de Madrid ha solicitado al juez de Instrucción número 9 de Madrid el archivo de la investigación abierta a raíz de unos actos de sabotaje como hurtos o llamadas anónimas en las que se alertaba de un incendio realizado en el Hospital Isabel Zendal debido a la falta de pruebas sobre la autoría de los hechos, han informado fuentes fiscales.

Las investigaciones policiales comenzaron a raíz de una denuncia interpuesta por el Coordinador de Gestión del Servicio Madrileño de Salud de la Comunidad de Madrid para el Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal, a consecuencia de una serie de daños, “al parecer intencionados”, acaecidos en diversas instalaciones y aparatos del referido hospital de emergencias prácticamente desde su inauguración en diciembre de 2020.

El denunciante hizo constar también que en el hospital había desaparecido diverso instrumental y utillaje médico que, en su mayoría, se encontraba en los denominados “carros de parada” ubicados en la UCI; si bien esos robos o hurtos se produjeron en otras dependencias del hospital, como en la unidad de cuidados intermedios.

Sobre esta cuestión la Fiscalía asegura que “a pesar de la investigación policial llevada a cabo”, se desconoce la identidad del autor/es de tales daños y sustracciones.

Otra de las incidencias denunciadas fue la activación de la alarma de incendios de manera manual desde la central de alarmas 2, ubicada en el cuarto de celadores del pabellón 2, la madrugada del 24 de diciembre de 2020. Dicha alarma, que activó la locución de voz instando a la evacuación del edificio, causó, según la Fiscalía, “gran temor y desasosiego entre el personal sanitario y trabajadores que se encontraban trabajando en aquellos momentos, pero sobre todo entre los 65 pacientes que en aquella madrugada estaban ingresados en el hospital”.

El escrito de la Fiscalía subraya que a través de los informes técnicos de la empresa instaladora del sistema de detección de incendios “quedó descartado el fallo en el sistema de alarma” y que, de haber habido un fallo técnico, “en ningún caso hubiera activado la locución de voz para evacuar el edificio, ya que el sistema de alarma de incendios del hospital Isabel Zendal está diseñado para que en caso de fallo técnico no se active el mensaje de evacuación”.

Por estos hechos llegó a declarar ante el juez como investigado un celador. Sin embargo, la Fiscalía argumenta que “no consta” la identidad de nadie que hubiera sido testigo de los hechos cuando se produjeron y que al carecer de grabaciones no se puede dirigir la acusación contra una persona en concreto, recoge Europa Press.