La crisis de la covid-19 aboca al sector Horeca al cartel de ‘Se vende’

Los hosteleros se manifiestan en defensa de la hostelería y el ocio nocturno por el cierre de sus locales ante las medidas preventivas del Gobierno por el Covid-19 y donde piden un plan de rescate.
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La pandemia ha provocado una grave crisis en el sector Horeca. El cierre prolongado ha abocado a muchos hoteles y restaurantes a colgar el cartel de ‘Se vende’ al experimentar fuertes dificultades económicas. A pesar de estar inmersos en un escenario de expedientes de regulación de empleo (ERTE), de créditos ICO y de moratorias de hipotecas, las deudas contraídas y un futuro incierto han hecho que hoteleros y hosteleros se interesen por deshacerse de activos en las distintas ciudades españolas.

La previsión de JS Brokers es que se ajusten los precios a partir de 2021. “A partir del segundo semestre del próximo ejercicio comenzaremos a ver una leve recuperación, pero no será hasta finales 2022 y principios 2023 cuando alcanzaremos niveles precios a la crisis y los establecimientos empiecen a generar beneficios”, señalan desde la agencia de brokers especializados en operaciones de venta, traspaso y alquiler de restaurantes y hoteles.

Javier Sánchez, el director de JS Brokers, explica que “2020 ha sido un año más que complicado para todos los sectores y las empresas, sobre todo para el turismo y la restauración. Hay muchos negocios que todavía no han abierto y que lamentablemente no volverán a abrir”.

En este sentido, Sánchez especifica que, entre todas las ciudades españolas, “Barcelona que es una de las más dependientes del turismo y que más ha sufrido esta situación. Sin embargo, no es la única porque Madrid, que tradicionalmente no es muy dependiente, sí que ha experimentado la caída al limitarse también el turismo nacional”.

Los expertos del sector prevén que en la ciudad condal un 30% de los restaurantes y hoteles no volverán a abrir sus puertas. “El turismo y la restauración de Barcelona lleva tres años muy complicados con las secuelas de los atentados, el ‘procés’ y una política municipal con serias limitaciones para el sector. A todo esto, el coronavirus ha sido la estocada final para muchos negocios que ya venían tocados”, afirma el director de JS Brokers.

La prueba de fuego para hoteles y restaurantes llegará a partir de marzo cuando tengan que hacer frente a la devolución de los créditos ICO. “Muchos clientes nos comentan que llegado marzo ven muy complicado seguir y se preguntan que van a hacer. También los fondos de inversión han empezado a llamarnos para comprar hoteles y cadenas de restaurantes, pero como hay liquidez no se ha producido el ajuste de precios para que se cierren las operaciones”, apunta Sánchez.

Este experto añade que “realmente las operaciones que se han ido cerrando son aquellas iniciadas antes de la crisis, pero desde mayo-junio los grandes fondos han empezado a buscar ‘gangas’ sin encontrar nada a buen precio y es que siguen moviéndose en horquillas de antes de que España echará el cierre”.

En este escenario, el presidente de JS Brokers calcula que el número de operaciones pueden llegar a triplicarse. ““En el mercado hay dinero a la espera que la situación se normalice, así que cuando empecemos a ver luz la final del túnel, la previsión es que todos aquellos inversores que ahora se están interesado, empiecen a cerrar operaciones”, señala Sánchez.

Además, explica que los establecimientos más propensos a este tipo de operaciones, “serán aquellos grupos pequeños, medianos y familiares que tienen más difícil el acceso a préstamos. Al no tener liquidez para afrontar esta situación deberán salir a la venta y aceptar los ajustes de precio que ofrecerá el mercado”.

Sánchez asegura que “también lo sufrirán aquellos modelos de negocio que estaban obsoletos pero que aún resistían y es que esta situación ha precipitado el adelantar decisiones”.