La contribución de las antiguas cajas a las arcas públicas ascendió a 4.866 millones en 2016

Isidro Fainé, presidente de la CECA
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La CECA ha celebrado hoy su 110ª Asamblea General, presidida por Isidro Fainé, en un al que acto han acudido los más altos representantes de los bancos, cajas y fundaciones adheridas a la patronal, que en términos de depósitos suman el 38% del sistema financiero español.

En su discurso a la Asamblea General, Fainé se ha referido al buen comportamiento de la economía española que, en línea con las previsiones de Funcas, registró un crecimiento del 3,2% del PIB, impulsada por la demanda, el sector exterior, el dinamismo de las exportaciones y el extraordinario comportamiento del turismo.

Una de las principales novedades de la Asamblea ha sido la presentación de un estudio sobre ‘Contribución fiscal total’ de las entidades adheridas a CECA, que se ha elaborado junto con PwC. El informe concluye que en 2016 la contribución ascendió a 4.866 millones de euros, de los cuales, 2.255 millones correspondían a impuestos soportados, es decir, aquellos que suponen un coste para la entidad y que afectan a sus resultados, y 2.611 millones a impuestos recaudados, es decir, aquellos que son retenidos o repercutidos a terceros.

Las entidades de CECA se caracterizan por desarrollar casi íntegramente su actividad en España, de ahí la importancia de su aportación vía impuestos. Fainé ha asegurado que las entidades representadas por CECA tienen sólo “riesgo-España, prestan sus servicios aquí y pagan sus impuestos aquí”.

Así, durante el ejercicio 2016, el ‘tipo impositivo total’ del sector CECA ascendió al 38%. Es decir, por cada 100 euros de beneficio antes de impuestos soportados, 38 euros se destinaron al pago de impuestos.

Durante el acto también se ha hecho balance de la evolución del entorno financiero en el último año. En este contexto, Fainé ha afirmado que “el esfuerzo de saneamiento, recapitalización y consolidación llevado a cabo por las entidades españolas las sitúa en una posición más favorable que la de otros sistemas bancarios”, como demuestran los datos más recientes de la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés), que lo califican entre los más eficientes de la Unión Europea.

Fainé se lamenta de la “presión adicional” sobre la rentabilidad por los requisitos de solvencia

No obstante, el Presidente de la CECA ha recordado los retos a los que todavía debe hacer frente el sector, como seguir fortaleciendo los niveles de solvencia. En este sentido, ha comentado que el aumento de los requisitos de solvencia y otros mecanismos como el MREL (Mínimo Requerido de Pasivos Exigibles en español) ejercen “una presión adicional sobre la rentabilidad del sector”.

Para 2017, ha manifestado la voluntad de colaboración de CECA con el regulador de cara a seguir reduciendo la litigiosidad en los procesos hipotecarios y aumentar la seguridad jurídica mediante una “reforma en profundidad de la regulación hipotecaria que clarifique las reglas del juego”. De esta manera, las entidades podrán centrarse en la concesión de crédito hipotecario, dentro un sistema, el español, que ha favorecido el acceso a la vivienda en propiedad a millones de familias españolas, gracias a su buen funcionamiento, tipos de interés competitivos y plazos largos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA