La comisión del Defensor del Pueblo sobre abusos en la Iglesia saldrá adelante, con la izquierda o con el PP

Iglesia

Iglesia

La proposición no de ley que ayer presentaron el PSOE y el PNV para encomendar al Defensor del Pueblo que presida una comisión de investigación de expertos independientes sobre los abusos sexuales a menores en la Iglesia tiene garantizada su aprobación, ya sea con el apoyo de la izquierda parlamentaria o con el apoyo o abstención del Partido Popular.

Fuentes del PP explicaron a Servimedia que el grupo está a la espera de si el PSOE y el PNV aceptan incluir en el texto que se votará mañana en el Pleno alguna de las demandas incluidas en su enmienda por Unidas Podemos, ERC y EH Bildu, que básicamente quieren que el Congreso participe de alguna forma en la investigación de los abusos por medio de una subcomisión dentro de la Comisión de Justicia o una comisión no permanente.

Según indicaron, si los grupos proponentes no incluyeran las demandas de esos grupos, el PP “podría llegar a apoyar” la proposición. La portavoz popular, Cuca Gamarra, recordó también que su grupo presentó una enmienda a la proposición pidiendo que se investiguen todos los casos de abusos a menores, también los de niñas tuteladas por administraciones autonómicas como las de Baleares y Comunidad Valenciana, pero las fuentes consultadas no pusieron como requisito su improbable incorporación al texto.

El voto favorable del PP, e incluso su abstención, garantizaría la aprobación de la iniciativa. En cambio, si el PSOE y el PNV aceptaran algo de esa enmienda, los populares podrían votar en contra junto a Vox.

El portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, atestiguó en los pasillos del Congreso que el grupo confederal está “negociando” con los socialistas y que espera que “haya un acuerdo más ambicioso hoy o mañana”. En ese caso, Unidas Podemos votaría a favor y también ERC y EH Bildu, coautores de la enmienda que pide implicar a la sede de la soberanía popular en la investigación y darla relevancia pública, con lo que la proposición no de ley saldría también adelante aunque el PP y Vox la rechazaran.

AÚN «ALEJADOS»

Fuentes cercanas a la negociación del grupo confederal reconocieron a esta agencia que siguen «alejados» del PSOE y el PNV, que desde el principio abogaron por sacar la investigación de los abusos en la Iglesia del «circo» o el «pimpampum» del Congreso. No obstante, confían en que aún pueda producirse un giro de última hora por parte de los socialistas o incluso inspirado por el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a quien el escritor Alejandro Palomas, uno de los grandes impulsores de este tema en el debate mediático, está criticando últimamente en sus redes sociales.

Por su parte, fuentes de ERC recalcaron la posición de la que ya informó Servimedia el domingo: que en ningún caso votarán en contra de ninguna iniciativa que permita investigar los abusos a menores en la Iglesia. Así, lo harán a favor si se acepta la enmienda para llevar al Congreso parte de la comisión de investigación y se abstendrán si se queda como está.

Desde EH Bildu indicaron, menos explícitos, que «todos los escenarios están abiertos ahora mismo». Ayer, su portavoz adjunto, Oskar Matute, advirtió de que se sentirían «muy libres» de votar en contra después de que, en la Junta de Portavoces, PNV y PSOE, con su voto en contra y su abstención, respectivamente, tumbaran la propuesta de comisión de investigación estrictamente parlamentaria que registraron junto a Unidas Podemos y ERC el 26 de enero. Socialistas y nacionalistas vascos contraatacaron registrando la del Defensor del Pueblo el 18 de febrero, mientras Unidas Podemos aplazaba llevarla a la Junta de Portavoces para llegar a un acuerdo con su socio de gobierno.

Ciudadanos y el PDeCat ya anunciaron ayer en el debate su voto afirmativo a la comisión liderada por el Defensor del Pueblo, con lo que vuelven a ensayar una mayoría alternativa a la de la investidura. Fuentes de la dirección del primero de estos dos grupos señalaron a Servimedia que este voto a favor volverá a poner de manifiesto la «utilidad» de Cs para evitar que el PSOE saque adelante iniciativas parlamentarias determinadas por su dependencia de ERC y EH Bildu, como ya ocurrió con la reforma laboral y auguran que volverá a ocurrir en otras leyes, como la del Deporte. Sin embargo, una abstención del PP bastaría para hacer innecesario el apoyo de estos dos grupos.