La banca española ha vendido casi 156.000 millones en préstamos dudosos desde 2015

Banco de España

Banco de España. Autor: Jaime Pozas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

La banca española se ha desprendido de 155.921 millones de euros de préstamos fallidos o de dudoso cobro (NPL, por su siglas en inglés) desde 2015, pero todavía mantiene un stock de 80.299 millones de euros y una ratio de NPL del 4,5%, lo que sitúa a España como el tercer país europeo con más préstamos fallidos, después de Francia e Italia, según revela la quinta edición del ‘Observatorio Assets Under Management’ elaborado por la consultora Axis Corporate.

La entidad financiera que más activos ha desinvertido a través de carteras en dicho periodo ha sido Banco Santander (39.003 millones), seguida de CaixaBank (24.756 millones) y Banco Sabadell (24.606 millones). El ranking de compradores más activos entre 2015 y 2021 lo encabeza Blackstone (32.440 millones), seguido de Cerberus (26.813 millones) y Lone Star Funds (17.070 millones).

El informe pone de manifiesto que el volumen de transacciones vivió sus mejores momentos en los años 2017 y 2018, mientras que cayó un 51% en 2019 y un 72% en 2020, por la paralización de las operaciones debido al coronavirus.

De hecho, en la primera mitad de 2021 las entidades vendieron 7.025 millones de préstamos dudosos en 13 operaciones, un volumen que superó al de todo el ejercicio 2020 (6.523 millones y 10 operaciones).

Los principales vendedores en 2021 han sido Sareb, con 1.700 millones; Banco Sabadell, con 1.385 millones, y el fondo Cerberus, con 1.000 millones. En cuanto a los principales compradores, destacan Procobri (1.700 millones), Intrum (1.00 millones), Metric Capital with Albatris (700 millones) y KKR (700 millones).

El socio de Servicios Financieros y Real Estate de Axis Corporate, José Masip, ha señalado durante la presentación del informe que, teniendo en cuenta que el segmento residencial sigue siendo el que mayor peso tiene dentro del stock de NPLs (con la mitad de los préstamos) y que además podría verse incrementado por el fin de las moratorias, los bancos tendrán que hacer todavía «un gran esfuerzo» para tratar de reducir los préstamos fallidos de su balance.

En esta línea, vaticina «una gran actividad de ventas de carteras en los próximos años». «Actualmente, la banca ya ha reactivado las operaciones, pero el mercado anticipa que el ‘boom’ de ventas llegará el próximo año, tanto con préstamos impagados como con refinanciaciones y tanto para las carteras ‘retails’ como para las carteras pymes», ha afirmado Masip.

«Esto llevará, indudablemente, a ventas de carteras a inversores, lo que ayudará a que se puedan llevar a cabo grandes desinversiones tanto del mercado principal como del denominado ‘second market’ y la búsqueda en la optimización del valor en la gestión integral del mismo», ha apuntado.

MÁS CONCENTRACIÓN ENTRE LOS SERVICERS INMOBILIARIOS

Por otro lado, Axis Corporate ha incidido en que los servicers inmobiliarios continúan impulsando las ventas de viviendas y ofreciendo servicios de gestión de carteras financieras a sus socios bancarios y otros clientes.

Este mercado, apunta el informe, ha ido evolucionando hasta alcanzar una etapa de madurez, después de que la crisis económica y el cambio estratégico llevado a cabo por las entidades haya provocado operaciones corporativas en los servicers inmobiliarios, pasando de ser titularidad de los bancos a ser titularidad de fondos de inversión.

En la actualidad, con un mercado más maduro y un incremento de servicers independientes que han provocado comisiones más competitivas, Axis prevé una nueva fase de operaciones corporativas entre servicers, de forma que los grandes operadores se reduzcan, pasando de ser un negocio de margen a un negocio de volumen.

Además, las fusiones entre entidades bancarias supondrá la unificación de NPLs en pocos actores, lo que llevará a buscar sinergias en la gestión de los mismos. Esto, unido a que en los próximos siete años finalizarán hasta 13 contratos de servicing inmobiliario, destacando el del acuerdo de gestión de los activos de Sareb en 2022, ello «puede acelerar la concentración a la que se dirige el sector», apunta el informe.