La Audiencia Nacional vuelve a rechazar un careo entre Rajoy y Bárcenas

Luis Bárcenas, extesorero del PP
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

No habrá careo entre Mariano Rajoy y Luis Bárcenas. O al menos de momento. El tribunal que enjuicia la primera pieza del ‘caso Gúrtel’ ha decidido inadmitir el recurso de súplica presentado por ADADE contra la negativa de la práctica de la prueba de careo que se pidió cuando el presidente del Gobierno declaró en la Audiencia Nacional como testigo y que el juez del caso rechazó.

En un momento de la declaración de Rajoy del pasado 26 de julio, la acusación popular que representa ADADE reclamó un careo entre el líder del PP y Bárcenas. El argumento que se esgrimió fue las contradicciones entre ambas partes. La petición fue rechazada por parte del presidente del Tribunal. Sin embargo, la organización no se conformó y el pasado 1 de septiembre presentó su recurso de súplica. Pese a ello, el Tribunal de la Sección Segunda de la Sala Penal de la Audiencia Nacional vuelve a frenar estos planes.

Según el auto remitido, el tribunal ha considerado que, a tenor de lo dispuesto en el artículo 216 LECrim, “solo cabe recurso contra las resoluciones judiciales”. Un caso que no se da, a su entender, en esta ocasión: “Lo que se recurre es una decisión verbalmente adoptada, en la dinámica de un juicio, que, si se discrepa de ella, el instrumento para hacer valer tal discrepancia es mediante la correspondiente protesta, a los efectos del ulterior recurso contra la sentencia, como así hizo esta misma parte cuando, en se mismo acto, la formuló”.

El escrito tampoco ha pasado por alto los argumentos de ADADE a la hora de presentar este recurso. La Audiencia Nacional ha recordado que, pese a que fue el presidente del Tribunal únicamente el que rechazó la admisión del careo, “ello no significa que fuese decisión suya, en exclusiva, sino que hay que entender que así se operó en la agilidad que exige la dinámica de un juicio”.

No obstante, el auto ha afirmado que, “en cualquier caso”, otro miembro del Tribunal “si, en un momento dado, discrepa, siempre tiene la oportunidad de hacer valer su discrepancia a través de la presidencia, y esto, en el caso que nos ocupa no sucedió”. “Dicho de otra manera, si ninguno de los otros dos miembros no dijeron nada a lo manifestado por el presidente cuando inadmitió la prueba es que, por asentimiento con lo que dijo, estaban conformes”, han sentenciado desde la Audiencia Nacional.

Por último, el auto termina dando otro revés a ADADE: “Se consideró que era una prueba impertinente; pero a ello se puede añadir una más que abona su impertinencia, y es, sin necesidad de entrar en el debate sobre la excepcionalidad de cualquier diligencia de careo, que difícilmente se podría practicar, cuando uno de los careados, que era uno de los acusados, se había negado a declarar a las preguntas que, en su momento, le pretendió hacer la acusación que ahora propone la prueba, cuando para la práctica de tal diligencia es preciso contar con lo que declare cada uno de los sometidos a careo”.