La Audiencia aparta del tribunal que juzgará a Camps por Gürtel a un juez que fue cargo del PP

Francisco Camps

Francisco Camps, expresidente de la Generalitat Valenciana, en una comparecencia en el Congreso. (Foto: Congreso)

El Pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional (AN) ha aceptado por unanimidad la petición realizada por el PSOE y apoyada por la Fiscalía de apartar al juez Joaquín Delgado del tribunal que juzgará al ex presidente valenciano Francisco Camps por la pieza ‘Orange Market’ del caso ‘Gürtel’ por haber ejercido altos cargos con el PP.

Según las fuentes jurídicas consultadas por Europa Press, el Pleno ha apreciado en el caso de Delgado las circunstancias descritas por el artículo 351.f de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ), conforme al cual los jueces que “sean nombrados para cargo político2 al volver a sus puestos deberán abstenerse, o podrán ser recusados, de intervenir en asuntos en los que sean parte partidos políticos o 2aquellos de sus integrantes que ostenten o hayan ostentado cargo público”.

De esta forma, han aceptado la recusación formulada por las ex diputadas socialistas Carmen Ninet y Cristina Moreno contra Delgado para que fuera apartado del tribunal encargado de juzgar “la presunta adjudicación irregular de contratos administrativos desde la Generalitat de Valencia durante los años en que el PP, con Francisco Camps a la cabeza, ostentó el Gobierno de esa comunidad autónoma”.

Para Ninet y Moreno, “hay varias conexiones de hecho entre aquel magistrado y aquella formación política”. “Una vez más, estamos ante un proceso penal en el que entre los acusados tenemos a personas que en su día ocuparon puestos muy relevantes tanto en la administración pública como en el organigrama jerárquico del Partido Popular”, alegaban.

Así, recordaban que Delgado fue asesor del Ministerio de Justicia siendo su titular José María Michavila y director general del mismo ministerio ya con Rafael Catalá como su máximo responsable, cargo del que además subrayaban que cesó como consecuencia de la moción de censura que propició la caída del Gobierno de Mariano Rajoy a raíz de una sentencia de ‘Gürtel’.

La acusación popular ejercida por Ninet y Moreno aclaraba que no se trata de cuestionar las “afinidades políticas” de Delgado, “sino de la percepción de la posible parcialidad de un magistrado en cuya ascendente trayectoria profesional ha tenido suma importancia el Partido Popular”.

A este respecto, esgrimían que “no se puede obviar que se trata de una pieza separada de una causa de enorme interés para el PP, pues el reguero de sentencias que condena a cargos públicos y orgánicos de este partido, incluso al propio partido, ya sea como responsable civil subsidiario o como partícipe a título lucrativo, resulta cuando menos incómoda y preocupante para sus actuales dirigentes por mucho que intenten decir que se han renovado y que esto forma parte del pasado”.

Con todo, expresaban “serias dudas sobre la apariencia de imparcialidad de este magistrado para actuar libremente en este caso”, recalcando que el hecho de que una sentencia de ‘Gürtel’ provocara la “precipitada salida” de Delgado del Ministerio de Justicia “puede haber generado animadversión hacia la causa y hacia los participantes en la misma”, dado que “ha tenido efectos directos sobre su carrera profesional”.

Aducían asimismo que en esta pieza número 5 de ‘Gürtel’ se juzgará “a quien fue presidente del PP de Valencia (Francisco Camps), y no cualquier presidente, sino uno de los que prestó su apoyo incondicional al presidente nacional cuando se discutía internamente su liderazgo, que consolidó precisamente en el Congreso de Valencia”.

“En ‘Gürtel’ se investiga y juzga un periodo temporal que incluye mandatos del anterior presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, también como presidente del Partido Popular, y para ello fue fundamental el apoyo recibido del señor Camps”, resaltaban.

En consecuencia, advertían de que mantener a Delgado como miembro de este tribunal “generaría serias dudas sobre nuestro sistema judicial y daría pábulo a las consabidas frases populares sobre el distinto trato que reciben los encausados dependiendo de su posición y relaciones”.