La Atención Primaria “agoniza”: esperas de hasta 20 días para citas en el centro de salud

Centro de Salud Abrantes de Madrid.

La situación de la Atención Primaria no mejora en la Comunidad de Madrid. Empeora con el paso de los meses. Algo que se evidencia en los problemas que la ciudadanía se encuentra a la hora de pedir cita en su centro de salud. El tiempo de espera para ver al médico se ha disparado. Llega, de media, a los 10 días hábiles para una cita presencial. Una demora que, en algunos casos, se extiende a los 20 días en algunas zonas. Hasta hace unos años la espera media era de 48 horas. Es decir, de dos días, recuerdan colectivos sanitarios.

Según los datos detallados esta semana por CCOO, más de 835.000 personas están a la espera de operarse, ver al especialista o hacerse una prueba en la región, lo que supone un 43% más que cuando Isabel Díaz Ayuso llegó al poder. Dicho de otra manera, ahora hay 252.615 ciudadanos y ciudadanas a la ‘cola’ para ser atendidos por la sanidad pública madrileña. Una situación que es especialmente preocupante en la Atención Primaria, que es el primer nivel asistencial.

Lograr una cita presencial en tu centro de salud y que sea cuanto antes se ha convertido en una tarea casi imposible. La demora media es de 10 días hábiles, mientras que para una consulta telefónica, el tiempo se reduce. La media es de siete días. Y todo esto, si el paciente tiene suerte. Otros, por su parte, se ven abocados a esperar más. Para los sindicatos, hay una clara culpable: Ayuso y su Gobierno.

“No es nada nuevo, pero es inaudito para la atención de un usuario”, afirma Sergio Fernández, responsable de Sectores Públicos de CCOO Sanidad Madrid, que de esta manera “el objetivo de la Atención Primaria, que es la prevención, el seguimiento del paciente, se pierde”. Al final, explica en declaraciones a EL BOLETIN, la ciudadanía acaba en las Urgencias hospitalarias, provocando una saturación.

Para el representante de Comisiones, la cuestión es que faltan sanitarios. Un déficit que se debe a las “dificultades” que la Comunidad de Madrid tiene a la hora de contratar profesionales. Y es que, no es una cuestión de que no haya médicos, sino que “las condiciones que se ofertan son precarias”. “Sí que hay médicos”, defiende.

“Si tienes agendas de 70 pacientes y además tienes que asumir carga de agenda de compañeros de vacaciones o de baja, ¿quién va a trabajar en estas condiciones?”, se pregunta Fernández, que lamenta que “en el primer nivel asistencial, como es la Primaria, el seguimiento se está perdiendo totalmente, y ya ni hablemos de la prevención”. “Que acudas a tu médico y conozca todos tus datos, incluso los determinantes sociales, a día de hoy es inexistente”, destaca.

En su opinión, esto se debe a una política sanitaria, la que lleva a cabo el Gobierno autonómico, que pasa por “ahogar a la Atención Primaria”. “La Atención Primaria está ahora mismo agonizando, el sistema sanitario en la región se está desmoronando”, asegura.

Para Fernández, “la política sanitaria de la Comunidad de Madrid es un barco a la deriva que siempre encalla hacia el mismo lugar, en el beneficio empresarial, en las privatizaciones frente a la salud de la ciudadanía”. Algo que está provocando, por ejemplo, que “el aseguramiento privado se haya incrementado exponencialmente”, con la consiguiente brecha que abre esto, ya que, tal y como remarca, “quien no tiene recursos no puede permitírselo”.

La gestión en materia de Sanidad del Gobierno de Ayuso, reitera, va dirigida a “favorecer el aseguramiento privado”, y “esa es la realidad, si ahogas la sanidad pública por algún sitio tiene que ir la población. Quien tiene recursos tira por el sistema privado, pero el que no, no”.

Se agrava la falta de médicos en la región

Desde Amyts, María Justicia, delegada de prevención y presidenta del sector de Atención Primaria del sindicato, señala que la falta de médicos de familia y de pediatras se ha agravado más en los últimos años. Este nivel asistencial ya venía arrastrando este problema, pero ha empeorado ante unas condiciones laborales y económicas en Madrid que, apunta, “no son atractivas para los nuevos médicos que salen”.

No quieren trabajar en Atención Primaria, lo que hace que las plantillas de los centros de salud estén muy reducidas”. Por ejemplo, en el centro de salud de Carabanchel Alto, detalla, hay 12 plazas de médicos de familia para una población de más de 20.000 personas. Sin embargo, actualmente hay siete médicos de los 12 y uno de ellos se encuentra de vacaciones. ¿La consecuencia? Una sobrecarga de trabajo para la plantilla que a muchos de estos profesionales afecta psicológica y físicamente.

Las bajas por ansiedad o por depresión no son raras entre los profesionales de la región, donde el síndrome del ‘trabajador quemado’ o ‘burnout’ se ha extendido. Sanitarios que ya no pueden más.

Isabel Díaz Ayuso y Enrique Ruiz Escudero
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero.

Este déficit en las plantillas y las mencionadas “malas” condiciones laborales y retributivas provocan, sostiene María Justicia, que aumente la lista de espera. Además, esta situación “rompe los principios básicos” de la Atención Primaria, que son “la continuidad, la accesibilidad, la cercanía que había a tu médico de familia, antiguo médico de cabecera”. “Se rompe porque hay muchas personas que no tienen médicos y son citadas con médicos distintos”. Y esto, remarca, “es malo para el paciente y para el médico” al no darse ninguna continuidad. “El paciente va como la falsa moneda, que de mano en mano va y ninguno se la queda”, en alusión a la canción.

Un mínimo de 10 minutos por paciente

El día a día en los centros de salud se caracteriza por agendas cada vez más abultadas. El tiempo de los médicos para atender a los pacientes, de esta manera, se reduce notablemente. Según defiende la representante de Amyts, “una herramienta fundamental en medicina es el tiempo y sin tiempo no se puede dar una adecuada atención”. De ahí que reclamen que se fije un tiempo mínimo.

“Estamos peleando por un mínimo de 10 minutos por paciente”, afirma Justicia, que señala que muchas veces no se tienen más que 3 o 4 minutos para ver al paciente debido a las agendas. Para ello, remarca, se necesitan más médicos. Y esto pasa por mayor financiación por parte del Ejecutivo regional. Sin embargo, lamenta que la Comunidad de Madrid “no cree en la atención primaria, porque si no invertiría más”.

“Tenemos centros de salud obsoletos, no han cambiado nada desde hace muchos años, aires acondicionados que no funcionan, en invierno se rompen las calefacciones”, enumera la integrante de este sindicato médico como algunos de los problemas en materia de infraestructuras.

Y la situación puede ir a peor, avisa María Justicia, ante las jubilaciones que se pronostican en el próximo lustro. “De aquí a cinco años se jubilan el 30% de médicos de Atención Primaria”, asegura Justicia. Y sin “repuesto generacional”. Si no se revierte la actual ‘huida’ de sanitarios de la región, “de aquí a cinco años va a ir a peor y en lugar de 10 días, la espera media será de 15 o de 20 días”.

A día de hoy, afirma la representante de Amyts, hay centros de salud en la Comunidad en los que las plazas sin cubrir llevan así uno o dos años. “Nadie quiere ir”, lamenta, antes de llamar a la administración a “hacer atractivas esas plazas”.