La amenaza del amianto afecta a casi 1.000 colegios públicos de la Comunidad de Madrid

clase aula educacion

Imagen de un aula.

La amenaza del amianto se cierne sobre muchos colegios públicos de la Comunidad de Madrid. Desde los años 60 hasta su prohibición en 2002 su instalación era habitual en los edificios. Según un informe de CCOO sobre la exposición al mismo, casi 1.000 centros educativos de la región tienen amianto. Además, más de 250.000 personas, entre alumnado, profesorado y otro personal educativo, estarían potencialmente expuestas.

Hasta 2002 el amianto se llegó a usar incluso en algunas pizarras, destaca el documento realizado por Comisiones sobre su presencia en centros educativos públicos no universitarios de Madrid. Muchos de estos colegios e institutos, explica, fueron construidos y reformados entre los últimos años de la década de los 60 y los 90, “años en los que este material fue de los más utilizados”.

De acuerdo con un estudio en 1.258 centros públicos de la región –de los casi 2.000 que hay-, tres de cada cuatro están afectados por amianto. Es decir, el 74% de los analizados por el sindicato (925), que incluye Colegios de Educación Infantil y Primaria (CEIP), los Institutos de Enseñanza Secundaria (IES) o los Centros de Educación de Personas Adultas (CEPA), entre otros.

El mayor número de centros afectados está en Madrid capital (361 centros) y por distritos se sitúan Puente de Vallecas (39) y Latina (33) a la cabeza. Respecto a los municipios, los más perjudicados en este sentido son los de Fuenlabrada (59), Móstoles (48), Alcorcón (31), Alcalá de Henares (42) y Torrejón de Ardoz (27).

Asimismo, el citado informe advierte de que el número de personas potencialmente expuestas al amianto en estos casi 1.000 centros supera las 250.000 personas, entre alumnado (229.971), profesorado (22.408) y otro personal educativo (3.700).

Ante esto, la secretaria general de la Federación de Enseñanza de CCOO Madrid, Isabel Galvín, ha acusado al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso de “silenciar y ocultar la verdadera dimensión de un grave problema de salud pública”. También de actuar “tarde, mal y siempre presionado por las denuncias”. Por ello, desde el sindicato se exige a la Comunidad un plan de retirada del amianto en el menor tiempo posible.

Tal y como se apunta en el documento, la peligrosidad del amianto está en que “las fibras pueden separarse con facilidad, hacerse cada vez más finas, incluso microscópicas, e inhalarse, provocando, entre otras patologías, asbestosis, cáncer de pulmón y otros tumores y enfermedades respiratorias graves que dan la cara muchos años después de haber estado expuestos”.

En este sentido, la técnica de Prevención de Riesgos Laborales de CCOO Madrid, Auxi Gutiérrez, alerta de que “hay nubes invisibles de fibras de amianto en los centros educativos que no vemos. Tenemos que actuar. Estamos ante un problema de salud pública de primer orden”. Comisiones ha realizado el estudio a través del catastro, localizando la fecha de construcción de cada centro y estableciendo como criterio que todos aquellos construidos antes de 2002 -fecha en la que se prohibió su uso en España-  tienen amianto.

Objetivo “cero amianto”

La propuesta del sindicato pasa, en primero lugar, por lograr “cero amianto” en los centros educativos. Entre sus iniciativas para la retirada del mismo está la de exigir al Gobierno regional que destine fondos europeos a su eliminación, el cumplimiento de la Ley de Residuos y Suelos Contaminados, la declaración de las enfermedades profesionales derivadas de la exposición al amianto y la creación del Fondo de Compensación para las Víctimas del Amianto.