José Ramón, el niño de 8 años que escenifica la ‘eterna’ espera para ver al especialista en Madrid

Pacientes en una sala de espera

“Cita confirmada en el Hospital Universitario La Paz el 31/01/2018 a las 9:45. Consulta Cardio Pedia”. Este es el mensaje que recibió la familia de un niño de ocho años el pasado 7 de agosto. Las fechas hablan por sí solas a la hora de ver lo que tendrá que esperar para que le atienda un especialista en la sanidad pública madrileña. La historia que denuncia esta semana la Asamblea Carabanchel viene de lejos y aún tendrá recorrido.

El relato que realiza el colectivo tiene un punto de origen: el pasado 15 de mayo cuando José Ramón, hijo de uno de los miembros de esta plataforma, se desmayó jugando en la calle. “Muy asustada su madre le llevó al servicio de Urgencias”, continúa la Asamblea Carabanchel. Acto seguido, las pruebas médicas concluyeron que el niño de ocho años recién cumplidos tenía “un soplo cardiaco”.

A partir de ese momento, las listas de espera de la sanidad pública madrileña empezaron a entrar en juego. Y, en concreto, la que tiene que ver con los especialistas. “Le derivaron al servicio de Cardiología Pediátrica, que es quien puede dar el tratamiento óptimo para este caso viendo el estado de salud de José Ramón”, expone la plataforma. Sin embargo, “la preocupación” de la madre llegó al ver las fechas de citación.

Le dieron cita con este especialista… ¡Para el 31 de enero!”, denuncia la Asamblea Carabanchel. Momento en el que la reflexión y la legislación aparece en el relato del colectivo: “Dejar a un niño de ocho años tantos meses esperando una consulta médica de especialista no es sólo ilegal (la ley dice que la primera consulta con el especialista ha de ser en un plazo máximo de 40 días) con un problema de cardiología es negligente, peligroso, escandaloso e inmoral”.

Y las consecuencias, según la denuncia de la plataforma, han comenzado a aparecer. “José Ramón ha tenido complicaciones y problemas de salud: deshidrataciones y pérdida de peso”, apuntan desde la Asamblea Carabanchel. La eterna espera también provoca el bloqueo del personal sanitario que le atiende, al tener que esperar “hasta que no haya cita del cardio pediatra”.

Un caso que escenifica los problemas que tiene la Comunidad de Madrid (y todas las comunidades autónomas) con las listas de espera médicas. “Pone de manifiesto el profundo desprecio de la administración, en este caso de la Consejería de Sanidad de Madrid, por la salud y la vida de las personas”, censura la Asamblea Carabanchel. Por ello, han decidido iniciar “una campaña de denuncia pública” para evitar que “ni José Ramón ni ningún niño o niña de nuestra región sea tratado así”.

El problema de Madrid con las consultas externas

“No lo podemos tolerar”, sentencian en el colectivo carabanchelero. Y es que la visita al especialista en la sanidad pública madrileña se ha convertido en todo un ejercicio de paciencia. De hecho, en el mes de abril –en los últimos meses se ha conseguido reducir esta espera- la espera para consultas externas llegaba hasta los 70 días. Los últimos datos facilitados por la Comunidad de Madrid han reducido la demora, pero las cifras se mantienen altas, en comparación con los hospitales de gestión privada.

Y es que ‘visitar’ al pediatra en La Paz –como tiene que hacer Jose Ramón- cuenta con una demora media de 52,96 días. Mientras, en la Fundación Jiménez Díaz esto se reduce a los 9,86 días. Una diferencia entre centros que para el presidente de AFEM, Carlos Castaño, tenía una explicación: “Al consejero no le interesa que no haya lista de espera en consultas porque entonces los pacientes, gracias a la libre elección y al área única, no se irían al privado. Lo que hay que hacer es poner más consultas: o pagas más a los médicos o contrata”.

Una visión que compartió Ángela Hernández, responsable del sector hospitales de AMYTS, cuando ElBoletín.com trató esta cuestión: “Hay que ampliar plantillas o reestructurarlas”. “No se abren consultas y esto se soluciona poniendo a más gente; claramente. Que haya un médico que le vea. No necesitas nada más. La Consejería de Sanidad está plasmando su ineficacia”, también reprochó Mónica García, portavoz de sanidad de Podemos en la Asamblea de Madrid.

Por todo ello, la Asamblea Carabanchel, ante el descaro de este caso, ha reclamado acabar con estas situaciones dotando a los centros “de una plantilla de médicos especialistas en Cardiología Pediátrica que sea acorde con las necesidades de la población y con la gravedad de los casos que afrontan”.