Italia queda divida al norte y sur por dos partidos antisistema

Fuente: Repubblica.it
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Las elecciones italianas han dejado un mapa dividido en dos que refleja la polaridad que separa el norte del sur. Lo llamativo de estos comicios para quienes observan el fenómeno político italiano cada cierto tiempo es que la derecha y la extrema derecha han consolidado su hegemonía en el norte y perdido su posición en el sur en detrimento del Movimiento 5 Estrellas. La izquierda, barrida.

El mapa post electoral de Italia vuelve a reflejar la división histórica que separa al país. El norte y el sur. Aunque esta vez lo hace sin noticias de la izquierda, que salvo en la Toscana, Bologna (Emilia-Romagna), Turín y alguna zona del Trento (nordeste), ha obtenido el peor resultado de su historia.

Enfrente han estado el Movimiento 5 Estrellas y la coalición que se hace llamar centro derecha pero en el que están inmersas formaciones racistas (Lega), postfascistas (Fratelli di Italia) y Silvio Berlusconi. Estas dos identidades políticas, M5S y la derecha, han conseguido superar el 30% de los votos cada una. La coalición de izquierdas apenas el 20%.

Dentro de la coalición de derechas, el triunfo ha sido para Matteo Salvini, líder de Lega, partido xenófobo antes conocido como Liga Norte. Salvini ha solidificado su éxito en el norte de Italia, donde ha superado con creces al partido de Berlusconi (Forza Italia).

En el sur, sin embargo, las circunscripciones están pintadas mayoritariamente de amarillo, el color identificativo del Movimiento 5 estrellas, partido euroescéptico, ecologista, anticorrupción y tildado de ambiguo tanto desde la izquierda como desde la derecha.

Este ha sido el partido más votado de las elecciones y debe dar gracias al sur del país. Sicilia, Cerdeña, Nápoles, la zona rural de Calabria y el Abruzzo han votado en masa al partido del ‘futuro’.

Los resultados de los comicios han desdibujado el esquema tradicional de derecha e izquierda pero han mantenido la raya histórica – a la altura de Roma – que divide Italia entre los ‘ricos del norte’ y los ‘pobres del sur’.