EEUU ha utilizado un 88,5% del dinero previsto para el rescate del sector financiero

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Departamento del Tesoro ha utilizado ya 619.500 millones de dólares bajo el programa de Alivio de Activos en Problemas (TARP), puesto en marcha por Henry Paulson en octubre del pasado año. Esta cifra representa un 88,5% de los 700.000 comprometidos por la Administración.

No obstante, el Departamento dirigido ahora por Timothy Geithner no ha tenido que salir al rescate de ningún banco desde mediados de junio, con lo que se completa el primer trimestre sin ayudas desde que se inició el plan. La última entidad en ser rescatada fue Merchants & Manufacturers Bank, que el 19 de junio recibió 3.500 millones de dólares del Estado, una cifra muy inferior a los 25.000 millones que el 28 de octubre de 2008 Citigroup, por entonces el mayor banco de EEUU, y Wells Fargo, recibieron cada uno. Citi en total ha recibido del Estado 50.000 millones de dólares en ayudas.

No obstante no es un banco, sino el gigante asegurador AIG, el que ha recibido más fondos del TARP, un total de 69.800 millones de dólares. A estos habría que sumar líneas de crédito del Estado, con lo que el monto total de las ayudas aumenta hasta 182.000 millones de dólares. La aseguradora, que según su nuevo consejero delegado, Robert Bensmoche, pretende devolver las ayudas estatales cuanto antes, ha iniciado un programa de ventas de activos a tal fin.

Esta misma semana, AIG anunció que ha vendido su participación de un 97,57% en su filial taiwanesa Nan Shan Life a un consorcio formado por el holding hongkonés Primus y China Strategic Holdings.

La operación asciende a 2.150 millones de dólares (unos 1.500 millones de euros). “Estamos encantados de haber encontrado un comprador que comparte nuestra confianza en el brillante futuro de Nan Shan”, señaló Benmosche. AIG está actualmente controlada en un 80% por el Estado.

Hasta el momento, sólo una parte de las entidades han logrado devolver las ayudas recibidas. En concreto, el Tesoro ha recibido algo menos de un 10% de lo comprometido, 70.100 millones de dólares. A la espera de que Citi, Bank of America o la propia AIG den un paso adelante para devolver el dinero de los contribuyentes, los que sí se han desprendido del control del Tesoro han sido Goldman Sachs o Morgan Stanley. En ambos casos el Estado ha logrado obtener beneficios.

Morgan Stanley, además de devolver al Estado los 10.000 millones de dólares que recibió, ha pagado 1.270 millones en concepto de dividendos y otros 950 millones para recomprar los warrants que adquirió el Tesoro. Goldman Sachs, a quien la Casa Blanca también ayudó con 10.000 millones (que ya ha devuelto), ha pagado 318 millones por las acciones preferentes que adquirió el Estado hace ocho meses y 1.100 millones para recomprar las opciones sobre acciones que compró el Departamento que dirige Geithner.

Entre los bancos europeos rescatados por los Estados, sólo UBS se ha desvinculado del Estado. El Gobierno suizo reveló que ha ganado 1.200 millones de francos (1.132 millones de dólares) al vender el 9,3% que tenía en el banco y que adquirió como parte del plan de rescate de 6.000 millones.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA