Las empresas y los Estados europeos emiten un volumen récord de deuda en dólares

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los Estados y las empresas europeas emitieron la semana pasada bonos en dólares por valor de 21.700 millones, una cifra inédita para aprovechar el bajo coste del cambio a euros y para atraer a una gama más amplia de inversores y financiar así los programas de estímulo fiscal. Los expertos consultados por EL BOLETIN destacan de estas operaciones las suculentas ventajas de liquidez de las que se disponen en el mercado de emisiones en dólares.

Víctor Alvar González, consejero delegado de Profim, y José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney, han detallado que los emisores juegan así con tipos de interés más atractivos que a este lado del Atlántico.

Mientras, José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España, apunta a la fuerte demanda de dólares por parte del mercado. Ignacio Victoriano, de Renta 4, por su parte, destaca la diversificación de fuentes de financiación llevada a cabo por empresas y Gobiernos. Opiniones de todo tipo para un mercado en auge. De hecho, el pasado 14 de septiembre, Alemania emitió 4.000 millones de dólares en moneda estadounidense, la primera emisión de este tipo desde 2005.

El coste de esta operación será inferior en 25 puntos básicos al que habría supuesto hacerla en Europa. La primera economía de la UE tiene previsto vender este año un récord de 346.000 millones de euros (506.000 millones de dólares) en deuda para atajar la peor recesión económica desde la década de 1930.

La demanda de los inversores y el intercambio favorable del euro también permitió que España emitiera un Eurobono en dólares con vencimiento el 17 de septiembre de 2012 por valor de 2.500 millones de dólares.

Esta es la segunda operación en dólares que realiza este año el Tesoro, aunque el volumen colocado
en esta ocasión ha sido el mayor alcanzado hasta la fecha. La rentabilidad de esta referencia se fijó en 2,122%, un coste inferior para el Estado que a través de otra emisión con un plazo equivalente. La recepción por parte del mercado fue «óptima», ya que se recibieron órdenes por 3.200 millones de un total de 85 inversores.

Además, la penetración entre los inversores americanos alcanzó el 14% de la emisión. Casi un 30% se colocó en Asia y el resto (57%) en Europa.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA