Citigroup da los primeros pasos para librarse de la tutela Federal

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Deseoso de dejar atrás el estigma de estar bajo el brazo de la Administración, Citigroup ha comenzado a discutir con el Departamento del Tesoro de EEUU cómo vender la participación del 34% que posee el Estado como consecuencia del rescate del banco. Justo un año después de la caída de Lehman Brothers, que dejó a las principales entidades del sistema financiero al borde del abismo y abocó a Citigroup a ser intervenido por la Casa Blanca, el otrora gigante financiero cree que ha llegado el momento de que el Estado abandone su capital, donde cuenta con 7.690 millones de títulos, después de la última conversión de acciones preferentes en comunes.

Según Bloomberg, la Administración podría comenzar a deshacerse de estas acciones en octubre, y completar la venta de toda su participación en un período de entre seis y ocho meses. El proceso, que aún se encuentra en sus primeras fases y que además necesitaría la aprobación de los reguladores, permitiría a la Casa Blanca obtener suculentas ganancias, ya que según la agencia ahora mismo posee unos beneficios no realizados de 9.770 millones de dólares.

Los títulos de Citigroup cerraron ayer a 4,52 dólares, un valor un 39% superior al precio de conversión de las acciones del Gobierno, que fue de 3,25 dólares. La recuperación de las Bolsas puede jugar a su favor, pero algunos analistas que cita la agencia estadounidense dudan de que el mercado esté preparado ya para absorber la participación pública.

Entre las posibilidades que maneja Bloomberg se encuentra las venta de acciones a inversores públicos en bloques durante los próximos meses. Otra opción sería vender pequeñas cantidades de acciones diaria o semanalmente. La última opción sería vender el paquete entero de una vez. El problema de vender toda su participación de una vez es que podría complicar la ampliación de capital que planea el banco para devolver precisamente al Gobierno la ayuda recibida, según una de las fuentes.

Citigroup, el tercer mayor banco de EEUU, recibió 52.000 millones de dólares, y si el Gobierno vendiera su participación todavía tendría una inversión en el banco de 27.000 millones de dólares.

Las negociaciones de Citigroup con el Estado se conocen un día después de que el presidente de EEUU, Barack Obama, lanzara nuevas advertencias contra los nuevos excesos de la banca. “No volveremos a aquellos días de comportamientos temerarios y excesos desenfrenados, motivados sólo por el apetito de hacer dinero fácil y de conseguir retribuciones infladas», dijo Obama en el simbólico Federal Hall, frente a la Bolsa de Nueva York, la primera sede del Congreso de EEUU. Y es que un año después del colapso de Lehman, Wall Street sigue haciendo dinero con la misma máquina que provocó el caos. Supervivientes como JP Morgan Chase o Goldman Sachs han vuelto a cosechar miles de millones de dólares con operaciones de alto riesgo y los banqueros comienzan a disfrutar de astronómicos ‘bonus’.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA