Los pequeños empresarios de Honduras golpeados por la crisis política

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Fuentes oficiales de la Federación Hondureña de Microempresas han explicado a Americaeconomica.com que como efecto de la crisis política desatada el pasado 28 de junio en el país con la salida forzada del presidente Manuel Zelaya, el rendimiento del sector se ha visto altamente afectado, con graves consecuencias en el mercado laboral. Según las fuentes consultadas, muchas de la Pymes del país se han visto obligadas a reducir hasta un 50% su plantilla.

Y es que tras el golpe de estado en Honduras se han paralizado todos los programas que el Gobierno de Zelaya había impulsado para ayudar a las pequeñas empresas, las que según ha asegurado Enrique Núñez, presidente de la Asociación Nacional de la Mediana y Pequeña Industria, eran muy importantes porque tenían políticas para el sector, por primera vez en en el país.

Uno de los programas otorgaba 105 millones de dólares para créditos a las pymes, con una tasa preferencial del 7% anual, los que según Núñez no se han otorgado porque al sector financiero le preocupa más colocar el dinero en créditos a otros sectores, que pagan el 26% de intereses.

La ministra de Finanzas hondureña, Gabriela Núñez, ha indicado que los recursos ya están disponibles y que se empezarán a otorgar los créditos a aquellas pequeñas empresas que realmente los necesiten y que cumplan con los requisitos.

Enrique Núñez ha afirmado que tras el golpe de estado, que depuso al presidente Zelaya, se ha producido una baja muy fuerte en la demanda de los bienes y servicios con los que trabaja este sector del país.

Para el dirigente, la contracción en el comercio ha obligado a las empresas a reducir drásticamente la mano de obra contratada, provocando un alza en la tasa de desempleo nacional.

Núñez ha afirmado que según las estimaciones que han hecho diferentes organismos, en el país hay unas 230.000 pymes, pero de éstas el 95% son microempresas. Muchas de estas empresas han despedido hasta el 50% del personal, porque no hay a quien venderle los productos.

Carlos Uclés, dirigente de los pequeños empresarios de Tegucigalpa, coincide con esta visión. En su opinión, el ánimo de los productores de este sector está por los suelos como efecto de las dificultades que se han incrementado tras el movimiento social.

Además, Uclés ha asegurado que siempre han tenido problemas, enormes dificultades para poder trabajar, pero con la crisis económica internacional la situación se ha convertido en terrible, y los productos no se mueven. El dirigente ha afirmando que no cuentan con ningún financiamiento para superar esta situación.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA