El optimismo de Europa se desmorona ante la tragedia griega

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

La prima de riesgo de España se situaba por debajo de los 340 puntos básicos, un mínimo que no se veía en muchos meses, después de que el Tesoro haya colocado su primera emisión de bonos con éxito. Los últimos informes de Wall Street indican que no hay nubes de tormenta en el horizonte ni para España ni para Italia, a pesar de las elecciones que encara este país en febrero. Portugal e Irlanda también han recibido halagos y en Bruselas algunos ven el principio del fin de la crisis. Sin embargo, la alegría se acaba si uno se fija en Grecia, aún miembro del euro.

Se ha sabido, este jueves, que el desempleo en el país mediterráneo alcanzó un nuevo récord en octubre de 2012 al alcanzar la tasa de paro el 26,8%, lo que supone un 0,6% más que en septiembre y 7,1 puntos porcentuales más que en octubre de 2011, según los datos presentados por la agencia de estadística helena ELSTAT. En octubre de 2009, cuando comenzaba la crisis de deuda soberana griega, la tasa de paro se situaba en el 10%.

Los más afectados son los jóvenes de entre 15 y 24 años, con un desempleo del 56,6%, mientras que el grupo de edad de los comprendidos entre 25 y 34 años registra un paro del 34,1%. Las mujeres (30,4 %) resultan también mucho más afectadas que los hombres (24,1 %) por el desempleo. A todos estos datos hay que sumarle el número de suicidios, que no ha dejado de aumentar en todo este tiempo, y ni siquiera en Navidades dio un respiro a las autoridades. Aunque algunos datos macroeconómicos, dicen los analistas, que se basan en índices de confianza, aseguran que Grecia también ve algo de luz, la realidad social parece ser distinta.

No obstante, hay alguien en Bruselas que parece estar al tanto de la situación. El presidente del Eurogrupo, la reunión de los ministros de Economía y Finanzas de los países que comparten el euro, Jean-Claude Juncker, ha declarado esta mañana ante la Comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo (PE) que “tiene muchas dudas” sobre el ritmo de ajuste presupuestario que se exige a algunos países de la eurozona, como España, por considerar que “subestima” la “enorme tragedia del paro”.