Google se juega su futuro esta semana ante el Senado de EEUU

Varias acusaciones alegan que Google practica el monopolio. El gigante de Internet más grande -y posiblemente influyente- del mundo debe por ello comparecer ante una comisión del Senado estadounidense este miércoles para explicar su punto de vista en el caso. Los testimonios en su contra argumentan que en el orden de las búsquedas tienen prioridad los anunciantes de la compañía que preside Eric Schmidt.

«Google es una gran historia de éxito estadounidense, pero su tamaño, posición y poder en el mercado han generado preocupaciones sobre sus prácticas, y plantea la cuestión de las responsabilidades que tienen con ese poder», ha explicado el senador Richard Blumenthal, demócrata de Connecticut, según declaraciones recogidas por el diario The New York Times. El senador, miembro de la subcomisión de defensa de la competencia, ya jugó un papel esencial en la demanda que acusó de competencia desleal a Microsoft.

Desde Google ya han contestado en el pasado ante acusaciones similares que el sistema de búsquedas se realiza en base a unos exámenes que demuestran el interés mayoritario por parte de los usuarios. En palabras más sencillas: que se basa en cálculos estadísticos y no en algún tipo de trato de favor hacia sus anunciantes. Además, desde el principal buscador del mundo han comentado que, si el usuario no se encuentra cómodo con el orden de búsquedas, puede acudir a otros portales que ofrecen el mismo servicio.

La compañía del buscador ha asentado su éxito en el negocio de la publicidad, y poco a poco ha ido expandiéndose en la distribución de vídeo con YouTube, el sistema operativo Android o las ofertas online de comercios y restaurantes o de comparación de viajes. Esa expansión en otros sectores ha provocado acusaciones, tanto en Europa como en EEUU, de abuso de poder para favorecer con una posición dominante en las búsquedas a sus colaboradores y anunciantes.