La Administración Obama estudia elevar los impuestos a la gran banca

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Gobierno de EEUU está estudiando elevar los impuestos que deben pagar las mayores entidades financieras del país. Mediante este movimiento, intenta financiar los gastos de una nueva agencia federal nacida para salvaguardar los intereses de los consumidores de productos financieros.

La denominada Agencia para la Protección del Consumidor Financiero “estará financiada por impuestos, créditos y otras transferencias”, según ha señalado el portavoz del Tesoro, Andrew Williams. Las entidades con activos superiores a los 10.000 millones de dólares pagarán más por este tipo de supervisión, mientras que los bancos más pequeños continuarán pagando unas tasas similares a las actuales.

A día de hoy, la banca mediana y pequeña estadounidense paga unos impuestos diferentes según tengan las entidades organismos de control estatales o federales. En virtud del nuevo plan, los impuestos federales se reducirán hasta igualarse con los estatales.

El plan refleja la idea del Gobierno de que los grandes bancos, demasiado grandes para dejarlos caer, deben pagar más, ya que son más complejos y difíciles de regular. Esto supone una carga adicional a entidades como Citigroup, Bank of America o JP Morgan.

Otra novedad que incluye el plan de Obama es que empresas hasta ahora no reguladas, como las instituciones hipotecarias, tendrán que pagar impuestos de regulación por primera vez en su historia.

Este plan está por el momento lejos de poder aprobarse. Según publica The Washington Post, cuenta con la oposición de algunos legisladores del partido republicano, así como de algunos organismos de regulación financiera, como la propia Reserva Federal, que sería despojada de algunas de sus facultades si se crea esta agencia.

Sin embargo, según ha reconocido el subsecretario del Tesoro para instituciones financieras; Michael Barr, el Departamento está satisfecho con la marcha del debate. Barr señala que “ hubiese sido de locos pensar que se hubiese enviado la propuesta y la genta hubiese empezado a cantar ‘Kumbaya’ dándose las manos y se hubiese aprobado en cinco minutos”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA