Aumenta la contestación contra Alemania en la UE

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El oportunismo político del ex primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ha vuelto a ponerse en evidencia. ‘Il Cavaliere’ le ha pedido a Alemania que si no va a respetar las funciones del Banco Central Europeo (BCE) como prestamista en última instancia, que coja la puerta y abandone la zona del euro.

«Aquí está mi idea loca: empecemos a imprimir euros nosotros», ha comentado Berlusconi en el marco de una asamblea organizada por el Partido de la Libertad, del cual forma parte. El ex primer ministro dejó su cargo el pasado mes de noviembre tras ser presionado durante varios meses por los mercados.

Berlusconi ha dejado claro que no aspira a volver a ocupar el poder, pero que se mantiene fiel a su formación política para lo que sea necesario. Su discurso en torno al rol del BCE ha sido el mismo en los últimos tiempos: la institución monetaria europea debe ser capaz de adquirir deuda soberana si los inversores no acuden a las subastas. Y si Alemania se niega a ello, que se marche.

Las críticas de Berlusconi, realizadas en un marco global, se unen a las que han surgido en un marco más específico: el empresarial. En la junta de accionistas del principal banco alemán por volumen de activos, Deutsche Bank, celebrada ayer, se escucharon fuertes críticas a los nuevos co-consejeros delegados de la entidad, Anshu Jain y Juergen Fitschen.

El hasta ahora consejero delegado, Josef Ackermann, recibió una calurosa despedida por parte de los accionistas, que alabaron su gestión durante esta última década, mientras que Clemens Boersig, presidente del comité de supervisión, que también abandona el cargo, concentró gran parte de las críticas.

Boersig es el principal promotor de Jain y Fitschen para sustituir al histórico CEO del Deutsche Bank, que había hecho campaña a favor de Axel Webber, ex presidente del Bundesbank.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA