Basilea III divide al sector bancario mundial

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La normativa aprobada por Basilea III, que pretende aumentar el capital de las entidades y reducir su endeudamiento, ha dividido a la banca mundial, tradicionalmente unida frente a las intromisiones del exterior.

De este modo, las palabras que el presidente del Banco Santander, Emilio Botín, destinó a la nueva normativa aprobada el domingo en Basilea son apoyadas por los grandes bancos comerciales, según han confirmado fuentes del sector bancario británico a EL BOLETÍN.

La fuente, que ha preferido no ser identificada, ha comentado que “las propuestas [de Basilea] son muy interesantes, y en el seno de algunos grandes bancos británicos se lleva tiempo hablando de la necesidad de destinar más capital y liquidez al sistema. Además, el calendario aprobado parece estar estudiado para apoyar la recuperación económica”.

No obstante, la misma fuente aclaró que “aún hay temas a debatir en estas propuestas que no han quedado del todo definidos”, en referencia a lo que comentó ayer el propio Botín sobre la penalización a la banca comercial por el mero hecho de tener cierto volumen de activos. “Faltan muchos detalles. Y el diablo está en la letra pequeña”, añadió ayer el presidente del Banco Santander tras elogiar en líneas generales el documento firmado en Suiza. La principal queja de la banca comercial es que se estudia imponer más requisitos a los bancos sistémicos (el Santander es uno de ellos) y que se obligue a que todos tengan un plan de contingencia para vender la entidad en caso de quiebra.

En teoría, este riesgo entra dentro de las entidades que practican la banca de inversión, entre la que se incluye a los bancos estadounidenses como Bank of America, Goldman Sachs o JP Morgan, además de al modelo de banca germano. De hecho, portavoces de Bank of America ya acusaron ayer a las decisiones de Basilea de devaluar el negocio de crédito.