Corbyn se hace fuerte en la Inglaterra del Brexit

Jeremy Corbyn, líder del partido Laborista
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Según un sondeo, ganaría las primarias por el liderazgo laborista por un margen aún mayor que el año pasado, con un 62% de los votos. En un sondeo realizadopor YouGov a 1.428 afiliados laboristas entre el 25 y el 29 de agosto, el 62% mostró su apoyo a Jeremy Corbyn. De esta forma, sobrepasaría en 24 puntos a su rival Owen Smith, quien fue responsable del partido en materia de Trabajo y Pensiones y tan sólo se haría con un 38% de los votos, pese a contar con el apoyo de la cúpula y de la mayor parte de las principales figuras del partido.

Entre ellas, la del alcalde de Londres, Sadiq Khan, quien anunció su apoyo a Owen Smith, a pesar de haber nominado a Corbyn un año atrás. Khan criticó al actual jefe del laborismo al señalar que, en su opinión, «si Jeremy permanece como líder, es muy poco probable que el partido gane las próximas elecciones generales».

Sin embargo, según esta encuesta, Corbyn conseguiría hasta el 55% de los votos en Londres. Una cifra que, no obstante, estaría por debajo de la que obtendría en el Norte de Inglaterra donde llegaría hasta el 63% con uno de sus mayores márgenes territoriales.

Algo que, en cierta forma, desmonta el argumento entre las filas rivales de que su eventual candidatura en unas generales solo tendría capacidad de obtener buenos resultados en los graneros de voto laborista. Asimismo, este resultado debería resultar hasta cierto punto lógico si se tiene en cuenta que Smith ha afirmado que si de él dependiese se celebraría un segundo referéndum para decidir si Reino Unido abandona la UE.

Una afirmación que parece haberle pasado factura en una zona, como la del Norte de Inglaterra, que mayoritariamente optó por el ‘Brexit’ el pasado 23 de Junio. Un evento que fue precisamente el que motivó la última ofensiva dentro de las filas laboristas contra Corbyn al acusarle de ser tibio en la defensa de la posición oficial del partido en la consulta, a favor de permanecer en la UE.

Sin embargo, no deja de ser curioso que, real o percibida, esa supuesta tibieza esté demostrando estar en mayor sintonía con el sentir del electorado británico precisamente fuera de los tradicionales granero de voto laborista. O al menos, respecto a la alternativa que representa el candidato ‘oficial’ del partido.

Aunque, en realidad, de hacer caso a la encuesta de YouGov, Corbyn ganaría en todas las regiones y en todos los grupos de edad entre los laboristas. Así, superaría la votación del año pasado cuando se hizo con el liderazgo del partido al obtener el 59% de los votos.

Todo ello cuando ha tenido que afrontar la evidente oposición de la mayor parte de su grupo parlamentario en el que, tras el ‘Brexit’, perdió una moción de confianza no vinculante por la abrumadora diferencia de 170 votos frente a 40. Sin embargo, en un contexto de desafección con la clase política quizá ésta no sea la gran desventaja que se suponía.

Especialmente cuandos se trata de movilizar a los votantes de unas primarias, probablemente más ‘ideológicos’ y ‘pasionales’ que el votante medio. Así, Corbyn va en cabeza entre los tres grupos de electores que, según las normas del partido, son los que han de decidir las primarias laboristas.

El actual líder obtiene, de esta forma, un 52% entre los miembros o afiliados plenos del partido; un 54% entre los afiliados a sindicatos y asociaciones afines; y un 70% entre los´simpatizantes´que pagaron una tasa de 25 libras (unos 30 euros) para poder votar en esta consulta. Y eso a pesar de que a 130.000 nuevos miembros se les negó tal posibilidad, pero desde que surgió el fenómeno de la «Corbynmania, la afiliación se ha disparado hasta los 640.000 miembros.

La restricción del derecho al voto se revela así como un movimiento de mirada corta, aunque no desprovisto de lógica ya que la mayor distancia de todas es la que se produce entre los viejos y nuevos militantes laboristas. Así, los afiliados más antiguos apoyan a Smith con un 68% de los votos; mientras que Corbyn obtiene un 86% entre los que tienen como máximo poco más de un año.

Unas cifras que han hecho que en los últimos meses hayan proliferado las acusaciones de ‘entrismo’ por parte de las viejas filas laboristas hacia el ‘corbynismo’. Pero si se tiene en cuenta que ya tan solo un tercio de los votantes registrados para votar en las primarias pueden ser catalogados como antiguos, no parece la mejor estrategia alienar a gran parte de los nuevos afiliados restringiendo sus derechos, sin tampoco conseguir con ello cambiar el resultado.

No obstante, sí hay una cosa en la que casi todos los afiliados consultados comparten opinión. Y es en que, con Corbyn de líder, no ganarán las siguientes elecciones.

El problema para el ‘establishment’ laborista es que el consenso que revela la encuesta es que con Smith todavía esperan sacar peores rsultados. Así las cosas, el plazo para votar se cerrará el 21 de setiembre al mediodía, y el nombre del ganador se conocerá tres días después, cuando se celebre en Liverpool el congreso anual del partido; aunque, en realidad, el destino del partido parece sellado.