Reino Unido volverá a tener una mujer como primera ministra tras Margareth Thatcher

Bandera del Reino Unido
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Theresa May y Andrea Leadsom son elegidas por el Partido Conservador como las dos aspirante a disputarse el cargo que deja David Cameron tras el Brexit. Desde que Margareth Thatcher ascendiese al poder en 1979, el Reino Unido no ha vuelto a tener a una mujer como primera ministra. El número 10 de Downing Street estará ocupado por una de las dos aspirantes que ha elegido este jueves el Partido Conservador tras la renuncia de David Cameron de seguir al frente del Gobierno británico después de conocer que el Brexit fue la opción elegida en el referéndum. Theresa May y Andrea Leadsom se disputarán el cargo.

Con 199 votos de los 329, Maym actual secretaria de Vivienda, es la gran favorita para recoger el testigo que dejará Cameron después de verano. Por su parte, Leadsom, actual ministra de Energía, recabó 84 apoyos. Serán un total de 150.000 afiliados los que decidirán, a través del voto por correo, quién será la nueva ministra británica, algo que únicamente ha sucedido con la conocida ‘Dama de Hierro’ que estuvo en el cargo durante 11 años.

Ambas aspirantes dejaron por el camino a nombres reconocidos de la formación conservadora como el ministro de Justicia, Michael Gove, que recibió en la segunda votación tan solo 46 votos; el exministro de Defensa Liam Fox y el titular de Trabajo y Pensiones, Stephen Crabb, ya quedaron apeados este mismo martes.

A sus 59 años, May ha celebrado que “esta votación muestra que el partido Tory puede juntarse y unirse bajo mi liderazgo”. Una líder que echa en falta en Reino Unido al considerar que se necesita un “liderazgo fuerte y probado para conseguir el mejor acuerdo sobre cómo deben salir los británicos de la Unión Europea”. Además, ha prometido que si se erige como primera ministra, no tiene intención de activar, al menos hasta finales de 2016, el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que inicia la cuenta atrás de dos años para romper con Bruselas. Postura que coincide con su campaña contraria al Brexit que realizó.

Por su parte, Leadsom ha expresado que quiere que el Reino Unido continúe la libertad comercial entre Londres y el resto del continente, si bien ha subrayado que uno de sus principales objetivos es limitar la inmigración, por lo que sus colaboradores cercanos han avanzado que buscará una “tercera vía” con Bruselas para tratar de garantizar ambos objetivos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish