El regulador financiero alemán alerta sobre más activos tóxicos

Los activos tóxicos de los bancos alemanes podrían “explotar como una granada”, según afirma el presidente del regulador del país, BaFin, Jochen Sanio. El peligro se encuentra en los posibles “recortes brutales” de la calificación de los valores hipotecarios que podría causar un nuevo agujero en las ya débiles reservas de los bancos.

Según afirmó en una entrevista concedida a ‘The Daily Telegraph’, para evitar esta situación “tenemos que hacer a los bancos inmunes a los cambios de ratings”, ya que “en el plazo de un mes o dos nuestros bancos recibirán el impacto total de la peor recesión registrada en sus carteras crediticias”.

En la actualidad, las entidades financieras germanas cuentan con un total de 200.000 millones de euros de activos tóxicos en sus balances. El rotativo británico menciona un documento interno del regulador financiero, según el cual, el agujero podría alcanzar los 816.000 millones de euros, una cifra que duplica las reservas globales de los bancos del país.