Los bancos europeos desoyen a Draghi y continúan atiborrándose de deuda pública

Mario Draghi, presidente del BCE
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los bancos europeos incrementaron sus tenencias de deuda pública en 10.000 millones de euros durante septiembre, un aumento del 5,5% en tasa interanual. A pesar de los esfuerzos del Banco Central Europeo (BCE) para que se rompa el círculo vicioso entre la deuda soberana y la banca y se recupere el flujo de crédito a empresas y familias, los bancos europeos continúan aumentando sus holdings de bonos soberanos, que alcanzan nuevos máximos históricos.

Según las cifras publicadas por la institución que preside Mario Draghi, los bancos europeos incrementaron sus tenencias de deuda pública en 10.000 millones de euros durante el mes de septiembre, un aumento de un 0,5% respecto a agosto y del 5,5% en tasa interanual. Detrás de este incremento se situaron las entidades alemanas, con compras de 5.000 millones que suponen un aumento del 1,4% respecto a agosto; y las españolas, también con una subida de un 1,4% o 4.500 millones de euros.

Los bancos franceses, por su parte, aumentaron sus carteras en un 1,2% tras comprar 3.000 millones de euros. Entre las entidades que redujeron su exposición al riesgo soberano se situaron los bancos italianos, con la venta de 2.400 millones de euros (-0,06%), y los portugueses, que se deshicieron de 2.500 millones (-6,7%)

Con las compras en septiembre, los bancos europeos vuelven a marcar un nuevo máximo histórico de holdings de deuda pública, de 1,84 billones de euros en total, mientras que los bancos periféricos han vuelto a sus máximos de hace un año al alcanzar los 842.000 millones de euros, frente a los 840.000 de junio de 2013.

Los datos del BCE no dan un desglose de los países a los que están expuestos los bancos a través de la deuda soberana, si bien por regla general las entidades suelen estar principalmente expuestas a sus territorios de origen.

El círculo vicioso entre la deuda soberana y la banca se ha convertido en una de las principales preocupaciones del BCE, tras los efectos nefastos de estas prácticas que ha demostrado la crisis. En ese sentido, la propia institución que preside Draghi, que la próxima semana se convertirá en supervisor único de la banca, ha dado a entender que pronto podría aplicar ponderaciones por riesgo en función del rating para la deuda soberana (de acuerdo al método estándar de Basilea III). A medio plazo, de concretarse, podría reducir el atractivo para los bancos de la compra de bonos soberanos, ya que podría repercutir en unos 50 puntos básicos de media en las ratios de core Tier 1 de los bancos europeos.

Las compras de bonos soberanos de los bancos europeos se produjeron además en pleno septiembre, cuando se celebró la primera de las macrosubastas de liquidez a cuatro años condicionadas a la concesión de crédito (TLTRO), en la que las entidades solicitaron 82.600 millones de euros, menos de lo que había previsto el mercado.

Si bien en principio esta liquidez va destinada a reactivar el flujo de crédito, el BCE deja una ventana abierta de nuevo a las operaciones de ‘carry trade’ con la deuda soberana que en los últimos años han ‘salvado’ los beneficios de la banca. Si las entidades no cumplen con las condiciones exigidas (es decir, no conceden más crédito) podrán devolver el dinero en septiembre de 2016 sin penalizaciones. Eso da un margen de dos años para realizar estas operaciones.