Innovación logística para mejorar la productividad

Carretillas

Carretillas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La unión de los avances tecnológicos y el constante cambio de los hábitos de los consumidores están movilizando a muchos sectores a un proceso de transformación. Bien lo conocen en el sector de la logística, cuyo ámbito de negocio está aumentando de manera desorbitada en los últimos tiempos. La importancia de este sector en el proceso de recogida y entrega de mercancías (además de otras gestiones habituales) impulsan a ser, cada vez, más eficientes y productivos, por lo que el contar con carretillas elevadoras retractiles se convierte en un factor imprescindible en el cumplimiento de los encargos logísticos.  

La actividad del personal que opera dentro del sector logístico no se circunscribe a recepcionar una mercancía y enviarla a su destinatario, que son dos de las gestiones más conocidas por todos los usuarios. En las interioridades del sector logístico hay mucho más, hay toda una vida de tareas dentro de los almacenes, destinados a albergar esas mercancías, pero también a dar soporte a otras empresas, a otros departamentos y todo aquellos que puedan imaginar. Estos motivos son suficientes para contar con todo tipo de maquinarias que contribuyan a realizar con mayor fluidez todas estas actividades, ya sean destinadas al usuario final como a otras empresas.  

Seguridad y eficiencia

Por ejemplo, las carretillas elevadoras retractiles son de una gran ayuda, ya que permiten el trasvase de mercancías pesadas con sus sencillos movimientos, incluso en pasillos estrechos, como los existentes en determinados almacenes. Con estas maquinarias no sólo se transportan mercancías, sino que se pueden mover en altura, con distancias de hasta por encima de los 10 metros. Con el uso de estas carretillas (hay diferentes versiones: de doble fondo, laterales, etcétera), el operador del almacén será mucho más productivo, trabajará de manera más cómoda y se acortarán los plazos de muchas de las tareas habituales.  

Aunque el funcionamiento de este tipo de carretillas elevadoras retractiles es bastante sencillo, normalmente se exige haber superado con éxito un curso de ‘conducción’ de las mismas. El motivo principal, más allá de un aspecto meramente de seguridad del personal, está en la conservación de las mercancías con las que se trabajan, ya sea por su valor o por el peso de las mismas. Las ventajas de este tipo de carretillas retráctiles se concentran en su versatilidad, ya que se adaptan a cualquier espacio y altura, y esto resulta ideal en los almacenes, donde reinan las estanterías con metros y metros de altitud. Asimismo, gracias a su tecnología, los operarios trabajaban con seguridad y rapidez. Aquellas más modernas incluyo cuentan con sensores que indican a los operarios de algún peligro o la necesidad de realizar un determinado movimiento.  

La mayoría de estas máquinas son eléctricas, con lo cual no hay ningún tipo de contaminación en el interior del almacén, aunque aún persisten modelos de combustible, que suelen usarse en espacios abiertos. Hay carretillas elevadoras que deben ser conducidas por operarios especializados. La innovación y la eficacia al servicio de los trabajadores, de las empresas y, por supuesto, de los usuarios, que son los consumidores. Normalmente, aunque hay mucha oferta en el mercado, el coste suele ser elevado, aunque muy rentable. Actualmente, si no se quiere adquirir una carretilla retráctil se puede optar por una especie de renting.  

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA