Ingresos de lunes a domingo y más camas: piden un plan de choque ante las “desorbitadas” listas de espera

Listas de espera

Ingresos de lunes a domingo y más camas: piden un plan de choque ante las “desorbitadas” listas de espera

El Sindicato de Enfermería reclama “valentía política” a Gobierno y comunidades para acabar con el “grave problema” de las listas de espera.

quirofano sanidad medico medicina

Imagen de un quirófano.

Casi 800.000 personas esperan a ser operadas en España. Así lo recogen los últimos datos publicados por el Ministerio de Sanidad, que sitúa a las listas de espera en cifras récord. Ante esto, las propuestas para revertir esta situación se han sucedido. Desde el Sindicato de Enfermería, SATSE, han reclamado “valentía política” a Gobierno y comunidades autónomas para acabar con este “grave problema” y ha propuesto un “plan de choque”.

Desde SATSE han instado al Ministerio de Sanidad a que convoque, de manera urgente, el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS) para acordar con las consejerías autonómicas soluciones “urgentes y drásticas” que acaben con el drama que las listas de espera provocan a miles de pacientes.

“Mientras España alcanza un nuevo récord histórico en listas de espera, el Gobierno y las consejerías de Sanidad no impulsan de manera conjunta y coordinada las medidas necesarias para ir al fondo de los problemas existentes en nuestro sistema sanitario”, denuncia. De ahí que defienda que acabar con las listas de espera debe ser una “prioridad de Estado” para todas las administraciones, a las que ha exigido “valentía política” para abordar “de raíz y sin reparos” la actual situación.

Para hacer frente a las “desorbitadas” listas de espera que hay, el sindicato recuerda que ya trasladó tanto a Sanidad como a las autonómicas y también los partidos políticos, un documento con más de 100 medidas y actuaciones. ““Los últimos datos dados constatan que hay más pacientes que nunca esperando a ser operado (793.521 personas), además de haber aumentado el tiempo medio para una intervención (122 días) y el porcentaje de pacientes que aguardan más de seis meses (22%)”, remarca, entre otras cosas, SATSE.

Entre las propuestas del “plan de choque” que plantea el sindicato está generalizar un horario normalizado de atención por la tarde (de 15.00 a 22.00 horas), de lunes a domingo; así como “garantizar” la disponibilidad de todas las camas que se pueden ocupar en los hospitales, y “establecer de manera normalizada” las altas de ingresos hospitalarios por parte del personal médico, todos los días de la semana, “y, al menos, de 9.00 a 22.00 horas”.

Asimismo, aboga por la instauración de la consulta de alta resolución/acto único, “para evitar las múltiples citas de un mismo usuario hasta completar la realización de un diagnóstico o una intervención”; un control efectivo de las agendas y citas en consulta; establecer un circuito diferenciado en consultas y quirófano con personal adicional y horario independiente, e implementar una adecuada digitalización de la historia clínica y una correcta coordinación de las herramientas informáticas para lograr un seguimiento compartido y coordinado.

También ve “prioritario” impulsar el desarrollo de protocolos de actuación conjunta entre Atención Primaria y Especializada en procesos asistenciales de elevada prevalencia, procesos de derivación y en aquellos que generan mayores demoras, “ya que la falta de estos genera retrasos innecesarios”, afirma.

Junto a esto, el Sindicato de Enfermería destaca la necesidad de “potenciar la labor y competencias” de enfermeras y fisioterapeutas para “así poder disminuir aún más las listas de espera”, mediante, por ejemplo, la figura del coordinador de Enfermería de las listas de espera quirúrgicas, consultas externas y pruebas diagnósticas. “Un profesional que se encargaría de seguir y supervisar todo el proceso para evitar fallos, demoras innecesarias y, en definitiva, garantizar que todo está listo de cara a la intervención o prueba”, explica.

Dicho esto, SATSE deja claro que la solución “no debe pasar por incrementar los conciertos con la sanidad privada, sino en poner a pleno rendimiento la sanidad pública en su actividad quirúrgica, así como en las consultas externas y pruebas diagnósticas”.

Más información