Iglesias no sanciona a Bescansa y espera que sea ella quien asuma responsabilidades

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La dirección estatal de Podemos, que lidera Pablo Iglesias, todavía no ha tomado ninguna decisión sobre el futuro de la diputada en el Congreso y exdirigente del partido Carolina Bescansa tras el «grave» documento que difundió «por error» el pasado miércoles, con un plan para desbancar al secretario general.

De hecho, fuentes de la cúpula estatal consultadas por Europa Press han explicado que esperan que sea ella la que tome la iniciativa y «asuma responsabilidades» por generar el pasado miércoles uno de los momentos más tensos que ha vivido Podemos desde su fundación hace cuatro años.

No obstante, las fuentes consultadas no han concretado qué tipo de «responsabilidades» esperan que asuma, ni si estas deberían traducirse en una renuncia a su escaño en la Cámara Baja o incluso a su militancia en Podemos.

SIN CARGOS ORGÁNICOS Y RELEGADA EN EL CONGRESO

Bescansa perdió todas sus responsabilidades orgánicas en Podemos hace más de un año, cuando renunció a integrarse en ninguna de las listas que compitieron en la Asamblea de Vistalegre II de febrero de 2017 para renovar los órganos de dirección y estatutos del partido.

La cofundadora de Podemos tomó esta decisión tras impulsar, sin éxito, una especie de tercera vía alternativa a la dura disputa que entonces protagonizaban Iglesias y Errejón. Tras frustrarse sus intentos de ejercer de árbitro, decidió dar un paso atrás.

Actualmente sólo forma parte del llamado equipo ‘Rumbo 2020’, un grupo de trabajo sin capacidad ejecutiva formado por dirigentes y colaboradores del partido que tiene como objetivo trabajar, como una especie de ‘Gobierno en la sombra’, para ganar elecciones generales previstas para 2020.

Asimismo, Bescansa se dedica a sus labores como diputada, si bien también ha perdido en los últimos meses algunas de las responsabilidades que tenía en el Congreso, como su puesto de vocal en la Comisión Constitucional, tras criticar la estrategia que estaba desarrollando la dirección de Podemos en Cataluña, demasiado próxima, a su juicio, a los independentistas.

De hecho, desde entonces la diputada se ha centrado en exponer su visión al respecto, y su propuesta de reforma constitucional para solucionar el conflicto catalán, en numerosas charlas con militantes de todo el país, en un intento de consolidar un perfil propio y crítico con la dirección.

Sí mantiene, por el momento, su puesto como portavoz de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea en la Comisión de Investigación presunta financiación ilegal del PP, aunque cada vez que acude un compareciente de especial importancia o repercusión mediática ha sido sustituía por otros diputados o dirigentes de más peso en el grupo parlamentario o la organización.

SUPUESTO PLAN PARA DESBANCAR A IGLESIAS

Bescansa difundió el pasado miércoles a través de su canal en la red de mensajería online Telegram un polémico borrador, del que ella misma se ha desvinculado, con una supuesta propuesta de acuerdo al dirigente Íñigo Errejón con el objetivo de conseguir el control del partido en un futuro.

El precandidato de Podemos para las autonómicas de 2019 en la Comunidad de Madrid se apresuró ha negar cualquier tipo de relación tanto con el documento como con el plan. Así, aunque admitió que le había ofrecido a Bescansa ser su ‘número dos’ en la candidatura de Madrid, negó que hubiera negociado ningún tipo de contrapartida que fuera más allá de Madrid, y criticó duramente el «delirante» borrador.

En concreto, el texto que se difundió, que Bescansa negó conocer y cuya redacción y difusión «por error» atribuyó a su equipo, establecía un acuerdo según el cuál, a cambio de aceptar ser la número dos de Errejón –y conseguir un detallado reparto de puestos en la lista–, el diputado se comprometería a apoyarla después para aspirar a ser la candidata de Podemos en las próximas generales y disputar el liderazgo del partido.

INSISTE EN QUE FUE UN ERROR

La exdirigente y cofundadora del partido sigue sosteniendo que la redacción y difusión de este documento no es más que un «error» y una «torpeza» de su equipo, tal y como ya defendió el miércoles, en una comparecencia pública que ofreció para dar explicaciones tras estallar la polémica.

Ya entonces, Bescansa criticó que se estuviera «montando un escándalo donde no hay más que un borrador que no ha sido validado por ninguna parte», y insistió en negar que estuviera realmente tramando un plan para desbancar a Iglesias.

«ASUNTO DE MÁXIMA GRAVEDAD» PARA LA DIRECCIÓN

Aún así, la dirección espera que la diputada «asuma responsabilidades» por lo que ya el miércoles consideró «un asunto de máxima gravedad». Ninguno de los dirigentes del partido se ha pronunciado públicamente sobre las consecuencias que debe sufrir la diputada, ni tampoco nadie ha salido a defenderla por lo que ella asume como un error.

«Para nosotros, la única preocupación es conseguir una nueva mayoría popular en Madrid y conseguir sacar a Cristina Cifuentes y a todo lo que ella representa de la Puerta del Sol», ha afirmado el secretario de Sociedad Civil, Rafa Mayoral, al ser preguntado al respecto.