Iglesias abandona un debate en directo tras chocar con Monasterio por cuestionar las cartas amenazantes

El candidato de Unidas Podemos a las elecciones del 4 de mayo, Pablo Iglesias.

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Pablo Iglesias ha abandonado el debate organizado por la SER con motivo del 4M después de que la candidata de Vox, Rocío Monasterio, no haya querido condenar la carta con balas que ha recibido, entre otros, el cabeza de lista de Unidas Podemos. “Si no se retracta”, ha advertido, “nosotros lo vamos a abandonar”. Y así lo ha hecho ante la actitud de su rival en las urnas.

“No es aceptable que cuando el ministro del Interior ha sido amenazado de muerte, cuando la directora de la Guardia Civil ha sido amenazada de muerte o cuando mi padre, mi madre, mi pareja o yo hemos sido amenazados con cuatro balas la candidata de la ultraderecha ponga en duda la veracidad de esas amenazas”. Así lo ha afirmado Iglesias antes de avisar que dejaría el debate en caso de que Vox no se retractara.

Ante esto, Monasterio le ha animado a ir a una comisaria a denunciar estas amenazas y ha insistido en que “no nos creemos nada de este Gobierno”. “Si es tan valiente”, ha respondido, “levántese y lárguese”. “Que se levante y se vaya de aquí”, ha insistido la candidata de la ultraderecha ante las llamadas al orden de la moderadora Àngels Barceló. Esta última ha tratado por todos los medios que el dirigente morado no se fuera.

“Si no se retracta y permitís que sigan en este debate creo que estáis cometiendo un error blanqueando que esta gente pueda defender cosas que van contra la democracia”, ha afirmado Iglesias antes de levantarse e irse. “Pablo, necesitamos escucharte”, le pedía el socialista Ángel Gabilondo mientras el morado se iba.

Barceló se ha acercado a Iglesias para pedirle que se quedara para que “responda a la ultraderecha, a la provocación de Monasterio”. Tras esto, que decida si se va. “Son amenazas de muerte muy graves, si permitís que sigan en este debate creo que estáis contribuyendo a la normalización del fascismo”, ha defendido el morado. Dichas estas palabras, ha abandonado el plató.

El resto de candidatos presentes –Ayuso no ha querido acudir a este debate- han recriminado a la cabeza de lista de Vox su actitud. Sin embargo, no ha cesado en ella. Desafiante ha pedido a Mónica García, de Más Madrid, que quite “esa cara de amargada, porque está usted amargada”.

“Hoy con balas de Cetme, ¿mañana qué va a ser?”

A su salida de los estudios de la SER Pablo Iglesias ha reiterado que “es un error que cuando la ultraderecha dice estas barbaridades se les normalice pretendiendo que se puede discutir con ellos con normalidad”. Según ha defendido, “no puedo estar en un debate con quien pone en cuestión la veracidad de unas amenazas de muerte terroristas”.

El candidato de Unidas Podemos ha explicado que hoy denunciará las mencionadas cartas y espera que haya detenciones. Y es que, el “clima de impunidad hace que cada día vayamos un paso más”. “Hoy con balas de Cetme, ¿mañana qué va a ser?”, se ha preguntado.

Tal y como ha lamentado, “la ultraderecha ya no nos señala ni siquiera como rivales ideológicos, como rojos, me llaman rata, me llaman chepudo, van al ataque personal”. Algo que ha pedido parar en las urnas el 4 de mayo.