Huracanes con mascarillas

Huracán Irma

Huracán

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Cuando se dice que los cubanos no salimos de una para entrar en la otra, es la pura verdad, irrebatible ante un Jurado de optimistas insobornables y no comprometidos.

Las autoridades cubanas, previsoras por excelencia en nuestra área geográfica, pusieron en marcha en plena pandemia, el ejercicio Meteoro 2021

Este uno de junio y hasta el 30 de noviembre, comienza la temporada ciclónica con un pronóstico nada alegre para los que cada año por estas fechas sentimos en carne propia la fuerza descomunal de los vientos, capaces de hacer atravesar un riel de línea de ferrocarril en una palma real cual espadachín justiciero; la violencia del mar en su afán de recuperar espacios robados por el hombre, y lluvias tan intensas que en poco menos de una hora pueden alcanzar un metro y más de inundación.

Inundación
Inundación

Las autoridades cubanas, previsoras por excelencia en nuestra área geográfica, pusieron en marcha en plena pandemia, el ejercicio Meteoro 2021. Obviamente, con distanciamiento y un perfil de participación popular tan bajo que sólo los responsables participaron para chequear planes de contingencia y dar avisos didácticos a la población.

Entretanto Soberana 02 y Abdala avanzan a todo tren para convertirse en auténticas vacunas contra el coronavirus

Todo esto en medio de otro azote casi incontrolable del extraordinario poder de transmisibilidad de las cepas del Sars-Cov-2 que cada día de junio impone más elevadas cifras nada positivas.

Vacunas cubanas
Vacunas cubanas

Entretanto, los candidatos vacunales, con sus líderes Soberana 02 y Abdala a todo tren para convertirlos en auténticas vacunas.

A manera de entrante en tan complicada mesa, ya vino la primera tormenta. La bautizaron con el nombre de Ana sus padrinos expertos. Por fortuna nació y se disipó en zonas elevadas del Atlántico norte sin peligro alguno para la isla.

Como cada año, roguemos cada uno a sus formas y maneras, que ningún huracán se le antoje visitar la Habana, que con un estornudo media ciudad se va abajo.