Huelga de rastreadores del covid en Cataluña al finalizar el contrato con la Generalitat

Palau de la Generalitat de Catalunya
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Huelga de los trabajadores que se dedican al rastreo de casos de covid-19 en Cataluña. El sindicato IAC-CATAC ha convocado un paro desde este martes hasta el día 4 de febrero en la empresa Ferroser, filial de Ferrovial, debido a la situación en la que van a quedar gran parte de la plantilla de los rastreadores ante la finalización del contrato con el Departamento de Salud. La huelga arrancó ayer con una concentración de varias docenas de personas ante la sede del Instituto Catalán de la Salud (ICS), en la Gran Vía con la calle Balmes, de Barcelona.

En plena tercera ola, y con los rastreadores siendo “la primera barrera de freno de contagios”, la Generalitat va a prescindir de estos trabajadores. El pasado 28 de diciembre, recoge EFE, el gobierno catalán anunció que la contrata de Ferroser para hacer el seguimiento de los contactos de la covid-19 se acabaría a finales de este mes de enero, y que sería la Agencia de Salud Pública de Cataluña la que asumiría las funciones de rastreo.

Los 850 trabajadores habían sido contratados y han recibido formación para hacer de rastreadores en Ferroser, denominados también ‘scouts’, por lo que su futuro laboral está ahora en el aire.

Desde IAC-CATAC se ha exigido al Departamento de Salud que asuma la subrogación de los contratos de estos trabajadores, de los que la administración ya ha contratado a unos 200. El resto no sabe qué será de ellos. Por el contrario, el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) ha fichado a Max Llobet, que hasta finales de diciembre dirigía a los rastreadores de Ferroser.

Fuentes del CatSalut han informado a la mencionada agencia que se ocupará de unas tareas que no están relacionadas con su anterior trabajo en Ferrovial.

La Generalitat otorgó la primavera de 2020 a Ferroser la gestión de los rastreadores de los 17,7 millones de euros. Algo que fue criticado desde colectivos médicos.