España oculta los puntos negros del cementerio nuclear al regulador mundial

Villar de Cañas
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El informe presentado a la OIEA por el Gobierno, el CSN y Unesa no menciona lo “inadecuado” de los terrenos ni los informes desfavorables al el ATC de Villar El Gobierno, el CSN y la patronal Unesa han elaborado un informe sobre la seguridad nuclear en España, que ha sido enviado al supervisor mundial de la materia, la OIEA, en el que se ocultan de forma deliberada los graves problemas de los terrenos en los que se ubicará el cementerio nuclear de residuos y su polémica autorización, según informa hoy vozpopuli.com, digital que hace notar que el  ATC que se pretende construir en el municipio conquense de Villar de Cañas sólo aparece mencionado sólo una vez en el documento, de 202 páginas.
 
Explica vozpopuli.com que hoy comienza en Viena la 60 Conferencia General del Organismo Internacional de la Energía Atomica (OIEA), el supervisor mundial que vela por la seguridad y el buen uso de este tipo de energía y que “como carta de presentación previa a la conferencia, el Gobierno, a través del Ministerio de Industria, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y la patronal eléctrica Unesa han elaborado un informe conjunto de 202 páginas fechado en agosto, que ha sido enviado a la OIEA, en el marco de la Convención de Seguridad Nuclear” en el que  sorprende  que sólo se mencione una vez el Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares que el Ejecutivo del PP ha proyectado en el municipio conquense de Villar de Cañas.
 
El citado medio online subraya que  “la instalación nuclear más polémica de España, cuya puesta en marcha y autorización han provocado el enfrentamiento político entre PP y PSOE (el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page se ha opuesto frontalmente al proyecto bendecido por su antecesora, María Dolores de Cospedal), la oposición de la mayoría del resto de partidos políticos y organizaciones ecologistas, así como la elaboración de duros informes sobre su seguridad, sólo aparece reflejado, de pasada, en la página 22 del documento”.
 
Pero dice que lo más graves es que “el documento sólo habla de la seguridad exterior del basurero nuclear y otras instalaciones, pero no menciona lo ‘inadecuado’ de los terrenos ni los informes desfavorables ni la oposición de la mayoría de los partidos”
Denuncia vozpopuli que el  “Gobierno, CSN y Unesa han ocultado de forma deliberada tanto el polémico proceso de puesta en marcha del proyecto y sus primeras autorizaciones, así como los informes técnicos que desaconsejan su construcción en el emplazamiento elegido en Villar de Cañas por los problemas de seguridad de los terrenos” recalcando que “no hay nada de información al respecto sobre el basurero nuclear en el informe enviado a la OIEA”.
Según informe este medio, los firmantes del informe sólo han decidido incluir en él un párrafo en el que se habla, de forma genérica, de la seguridad externa de las instalaciones nucleares, entre las que se incluye el futuro ATC: “Una de las novedades más destacadas, a fin de cumplir con los criterios definidos en el Real Decreto 1308/2011, sobre ‘Amenaza base de diseño’, está en implementar un nuevo entorno de protección de las centrales nucleares y para la instalación del futuro Almacén Temporal Centralizado de combustible nuclear gastado y residuos radiactivos de alta actividad (ATC), mediante el establecimiento de un sistema permanente de respuesta adecuado para neutralizar o mitigar los posibles daños que supondría la materialización de esta amenaza. En correspondencia con lo dispuesto en los artículos 11.1 , párrafos a), c) y e), y 12.1, letra B), párrafo d) de la Ley Orgánica 2/1986, de 13 de marzo, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, dicho sistema estará compuesto por miembros del Cuerpo de la Guardia Civil que constituirán unidades permanentes de respuesta. Al respecto, el Real Decreto estipula un plazo de cuatro años, desde su entrada en vigor para que el Ministerio del Interior organice el despliegue y la implantación de las Unidades de Respuesta, de acuerdo con la adecuación de la estructura orgánica, la dotación necesaria en las plantillas de personal y los medios, en la Dirección General de la Guardia Civil”, señala el documento.
 
Sin embargo, siempre según el mencionado digital, no hay referencia alguna al informe de la consultora estadounidense URS, que fue encargado por el propio CSN, que determinó que “el emplazamiento previsto es inadecuado» y alertó sobre la inestabilidad de la cimentación de los edificios que albergarán los residuos de muy alta radiactividad por las filtraciones de agua.