Housers, la plataforma inmobiliaria colaborativa, se acerca a la Bolsa

gruas obra ladrillo construccion inmobiliaria

Housers vuelve a ser pionera. La primera firma española de inversión colaborativa en el sector inmobiliario se convierte en una de las tres debutantes de la plataforma que Bolsas y Mercados Españoles (BME) ha diseñado para acercar el universo startup al mercado bursátil.

El pre-mercado desarrollado por BME y Big Ban Angels, la patronal de empresas especializadas en financiar startups en sus estadios más iniciales, comenzará su andadura el próximo 12 de mayo. Housers contará con la compañía de Biomar, biotecnológica de soluciones de origen natural para uso sanitario y agroalimentario, y Cuatroochenta, firma de desarrollo de aplicaciones móviles.

Estas tres son las que de momento han acreditado cumplir todos los requisitos necesarios para acceder a esta plataforma, a la que han solicitado su entrada más de 30 compañías. El responsable de este pre-mercado considera que “son tres buenos ejemplos de startups para empezar a andar en el sendero bursátil” a la par que ha confirmado que “poco a poco” se irán sumando nuevos miembros.

Desde BME, Vicente Olmos, presidente de la Bolsa de Valencia, parqué en el que se ha desarrollado la iniciativa ha recordado que el programa formativo diseñado para esta plataforma “se centra en el MAB”, puesto que es el mercado que considera más “adecuado para este tipo de empresas” de reducida capitalización pero con necesidades de financiación para expandirse.

Actualmente, Housers planifica su expansión desde España hacia Italia y Portugal. Su objetivo es convertirse en “la evolución de los fondos de pensiones” aprovechando la rentabilidad que viene ofreciendo el mercado inmobiliario en los últimos tiempos. Con sede en Madrid y toda su operativa basada en Internet, cuenta con una plantilla de 35 trabajadores.

El pre-mercado comienza su andadura con un día del inversor

El próximo 12 de mayo en que el pre-mercado entre en funcionamiento se celebrará ya su primer día del inversor en la Bolsa de Valencia. Así, las compañías tendrán la oportunidad de explicar su negocio a inversores que tomarán contacto directo con ellas. Esto es posible ya que el parqué valenciano otorga a la plataforma un espacio físico concreto, si bien el grueso de su actividad común se resolverá en línea.