Hostelería y los comercios en Valencia podrán prorrogar su apertura hasta el toque de queda a las 22.00 horas

Ximo Puig

Ximo Puig, presidente de la Generalitat de Valencia

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha anunciado este jueves que la hostelería y el comercio de la Comunitat Valenciana podrá prolongar sus horarios hasta las 22.00 horas, momento en el que entra en vigor el toque de queda en la autonomía.

Así lo ha explicado el ‘president’ de la Generalitat en una comparecencia junto a la consellera de Sanidad, Ana Barceló, este jueves ante los medios tras la reunión de la Mesa Interdepartamental para la Prevención y Actuación ante la covid-19.

Puig ha concretado cuatro medidas que afectan a otros tantos sectores: se amplía el horario de apertura en la hostelería hasta el toque de queda, a las 22.00 horas, con los mismos aforos que hasta ahora, es decir, las terrazas al 100% y un tercio el interior de los establecimientos; el horario comercial también se prolonga hasta las 22.00 horas; en las actividades culturales –cines, teatros o auditorios– el aforo sube al 75% y el de las ceremonias y celebraciones pasa del 30 al 50%.

El resto de medidas restrictivas seguirá en pie durante 15 días más, mientras que estas anunciadas entrarán en vigor el próximo lunes 26 de abril y permanecerán vigentes hasta el 9 de mayo, fecha del fin del estado de alarma. Entre ellas, se incluye el cierre perimetral de la Comunitat Valenciana. «Hemos hecho los deberes», ha dicho Puig, quien ha pedido un «último esfuerzo» a la sociedad «mientras avanza el gran activo, que es la vacunación».

El ‘president’ ha justificado el levantamiento de estas medidas en la situación epidemiológica de la Comunitat Valenciana, que ha realizado una desescalada «prudente», que le ha llevado a situarse en una posición «única» en España y Europa, con una incidencia que se cifra en un 40 por 100.000 habitantes, la menor de todas; con una reducción de las personas hospitalizadas que ha caído a la mitad en un mes; con una tercera parte de ingresados en las UCI y con el triple de personas vacunadas, hasta superar el millón, uno de cada cinco valencianos.

Puig afirma que es «probable» que se modifique el toque de queda cuando decaiga el estado de alarma

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha avanzado este jueves que es «probable» que se modifique el horario de la restricción de movilidad nocturna cuando decaiga el toque de queda dentro de dos semanas, si avanza el proceso de vacunación y la situación epidemiológica lo permite.

Así lo ha manifestado, a preguntas de los medios, en la comparecencia tras la reunión de la Mesa Interdepartamental para la Prevención y Actuación ante la COVID-19 de este jueves, tras anunciar la relajación de restricciones de horarios en comercio y hostelería.

Interpelado sobre si cuando decaiga el estado de alarma se modificará el cierre perimetral, el ‘president’ ha respondido que «es probable que también haya una modificación a partir de ese momento» y ha insistido en que la desescalada se produzca de forma «gradual, progresiva y prudente». «Avanzamos un paso más en esta decisión, de aquí a 15 días esperamos poder avanzar un poco más».

Puig ha indicado que el estado de alarma «configura una atmósfera diferente» y ha señalado que se va a «ir en ese tránsito hacia una mejor situación y normalización».

Ha resaltado que antes de principios de junio todas las personas mayores de 60 años estarán vacunadas y que, si se continúan produciendo avances en algunas de las vacunas que se han prometido, se podrá «continuar la aceleración», pero ha puntualizado que se debe ser «muy prudente» y «consciente de todo el esfuerzo» llevado a cabo por la ciudadanía.

«Cada persona que ha cumplido ha estado salvando la vida de otros y la suya», ha señalado, antes de incidir en que es desde «este convencimiento del buen trabajo de todo la sociedad» cómo se han de «abordar los últimos 15 días».

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish