Hinchas y políticos se unen en Inglaterra contra la Superliga europea de fútbol

Florentino Pérez, presidente de ACS y del Real Madrid

Florentino Pérez, presidente de ACS y del Real Madrid

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La creación de una Superliga de fútbol con 12 clubes europeos ha unido a la hinchada inglesa, asociaciones nacionales, gobierno y partidos de la oposición en una feroz campaña para impedir que el elitista torneo debute en los estadios. El Chelsea y el Manchester City indicaron finalmente su intención de retirarse del polémico proyecto.

ESO NO ES DEPORTE

«Si no hay una relación entre esfuerzo y éxito, no es deporte; si el éxito está garantizado de antemano, no es deporte; no es deporte, si no importa que uno pierda», subrayó Pep Guardiola al ser preguntado por la Superliga en la conferencia de prensa de su equipo, el Manchester City, uno de los «clubes fundadores» del torneo.

El entrenador del Manchester City Pep Guardiola
El entrenador del Manchester City Pep Guardiola

Los grandes del fútbol europeo quieren establecer una liga cerrada, sin peligro ni riesgo de descenso para los doce pioneros. «Es un embrión que aún no respira», espetó Guardiola.

El técnico catalán dijo no conocer los detalles del rupturista proyecto, que secundaron originalmente seis equipos ingleses (Arsenal, Chelsea, Liverpool, Tottenham Hotspur y Manchester United, además de su rival local el City); tres españoles (Atlético de Madrid, Barcelona y Real Madrid) y otros tres italianos (AC Milán, Inter y Juventus). La marca londinense del empresario ruso Roman Abramovich y los ‘azules cielo’ del jeque Mansour Bin Zayed Al Nahyan de Abu Dabi se disponían a abandonar la propuesta este martes 20, según informó el diario The Guardian.

IRA E INDIGNACION

El proyecto ha generado furia y oposición a borbotones «La reacción está siendo tan brutalmente en contra que me extrañaría que salga adelante», declaró a Jorge Salinas, hincha del Barcelona afincado en Londres. Apunta además a la ausencia de equipos alemanes, como el Bayern Múnich, y del francés PSG, entre los factores desfavorables al nacimiento de esta Superliga. «No puede haber una competición europea sin ellos», remata Salinas.

Juergen Klopp mira el calentamiento de los jugadores del Leeds portando camisetas en contra de la Superliga
Jurgen Klopp mira el calentamiento de los jugadores del Leeds portando camisetas en contra de la Superliga – Lee Smith/PA Wire/dpa

Marcus Rashford, Ander Herrera, Mesut Ozil, Dejan Lovren, Ada Hegerberg… la lista de profesionales que han expresado su repulsa a la iniciativa crece constantemente. «Gánatelo», «El fútbol es para los aficionados», se leía en el frente y la espalda de las camisetas que lucieron los jugadores del Leeds United, que dirige el argentino Marcelo Bielsa, en su último encuentro de la Premier inglesa. Marcaron en los minutos finales el gol del empate contra el Liverpool, entre los criticados secesionistas.

PÉRDIDA DE PRESTIGIO

Brand Finance, experta en marketing corporativo, calcula que los socios de la Superliga se arriesgan a perder más de 2.500 millones de euros en cuanto a «valor combinado de marca», según explica el portavoz de la firma. La hemorragia podría alcanzar hasta 4.300 millones de euros en función de las circunstancias y siempre que la UEFA logre expulsar a los instigadores de la Liga de Campeones, de acuerdo con sus proyecciones.

«Creemos que el resultado va a ser muy dañino para los clubes involucrados. El sentimiento de la afición en las redes sociales es abrumadoramente negativo», indica Hugo Hensley, director de servicios deportivos en la empresa. Una encuesta de YouGov sugiere que el 79 por ciento de aficionados al fútbol se opone a la Superliga y el 89 por ciento piensa que su creación está motivada por el afán económico.

LA HINCHADA SE MOVILIZA

Clubes y asociaciones de hinchas están ya en pie de guerra, llamando a sus seguidores a protestar hasta hundir el proyecto. «Es la muerte de todo lo que es y debe ser el fútbol… Juntos podemos frenar esta avariciosa propuesta», alerta la Arsenal Supporters Trust (AST).

Aficionados del Chelsea protestan contra la Superliga
Aficionados del Chelsea protestan contra la Superliga – Ian West/PA Wire/dpa

En Liverpool, el grupo The Spirit of Shankly cuestiona la motivación de la temporada si la Superliga pasara del papel a la realidad. «Los seleccionados clubes rupturistas no necesitan presionar para clasificarse en una competición de élite. Ya están dentro de un torneo cerrado, el club privado de los ricos», protesta en la página de internet.

VETO POLÍTICO

El Gobierno conservador apoya a la Asociación de Fútbol (FA), la Liga Premier y otras entidades del sector, que debaten vías para impedir la escisión de los grandes clubes ingleses (financieramente más que en el campo, en algunos casos). Y, según el primer ministro Boris Johnson, «ninguna opción se quedará fuera de la mesa y se están explorando todas las posibilidades, incluidas opciones legislativas», que provoquen el aborto de la Superliga.

Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido
Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido

Entre las medidas punitivas se baraja la restricción de visados de trabajo a los jugadores extranjeros y la retirada de protección policial en los futuros encuentros de la élite deportiva. El Partido Laborista sugiere matar el proyecto con la ley de la Competencia. «Reduce la competencia, levanta el puente levadizo, está diseñada por y para una élite pequeña, pero lo peor de todo es que ignora a los aficionados», criticó el líder de la oposición, Keir Starmer.