Hachazo de Barclays a una Telefónica que avanza en sus desinversiones

Telefónica

Telefónica

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las acciones de Telefónica se convierten hoy en uno de los grandes lastres del Ibex 35, con retrocesos superiores al 2% a media mañana. La compañía, que ha anunciado la venta de su filial en El Salvador, ha recibido un duro golpe en forma de rebaja de recomendación por parte de los analistas de Barclays.

Las acciones de Telefónica caían un 3,65% al cierre hasta marcar 3,79 euros dentro de un Ibex 35 que finalmente subía un 0,81%. El valor acumula una revalorización en lo que va de año de un 23%, con la capitalización bursátil en el entorno de los 21.400 millones de euros.

Sin embargo, este rally anual podría haber ido demasiado lejos, de acuerdo con los analistas de Barclays. Hoy mismo los expertos del banco británico han recortado la recomendación sobre Telefónica de ‘igual que mercado’ a ‘infraponderar’. El precio objetivo pasa además de 4 a 3,4 euros, lo que supone un potencial de bajada de casi un 14% respecto al cierre de ayer.

Salida de El Salvador

Hoy la compañía es también protagonista tras conocerse que Telefónica Centroamérica Inversiones, sociedad participada directa e indirectamente al 60% por Telefónica y al 40% por Corporación Multi Inversiones, ha alcanzado un acuerdo con General International Telecom para la venta de la totalidad del capital social de Telefónica Móviles El Salvador del que es propietaria (el 99,3%) por 144 millones de dólares (unos 125 millones de euros).

Según ha informado este viernes la operadora a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el precio de la transacción equivale aproximadamente a siete veces el resultado operativo antes de amortizaciones (OIBDA) logrado por Telefónica El Salvador en 2020.

Por el lado del comprador, la transacción ha sido estructurada por afiliadas del Grupo Atlántida, entidades que respaldan financieramente la adquisición.

El cierre de esta transacción está sujeto a determinadas condiciones, incluyendo las pertinentes aprobaciones regulatorias, según ha precisado la operadora.

Telefónica subraya que esta operación se enmarca dentro de su política de gestión de cartera de activos, basada en la estrategia de creación de valor y optimización del retorno sobre el capital.