Guerra pide la vuelta del emérito: “Imaginemos que se muere en Abu Dabi. ¿Se entierra en el desierto?”

Alfonso Guerra, exvicepresidente del Gobierno

Alfonso Guerra, exvicepresidente del Gobierno.

El exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra ha defendido resolver la situación del Rey emérito Juan Carlos I y que regrese a España cuanto antes porque, si muriese en Abu Dabi, su residencia en los últimos casi dos años, “sería un fallo histórico para el país”.

“Imaginemos que se muere el Rey en Abu Dabi. ¿Se entierra en el desierto? ¿Se le trae aquí? Honestamente, me parece que debería resolverse esto antes de que suceda algo que nos deje en muy mal lugar como país”, ha señalado Guerra durante un coloquio en Sevilla organizado por la Fundación Cajasol.

Así pues, ha citado el caso del entierro de don Juan de Borbón, padre de Juan Carlos I, que murió sin el título de monarca, pero con honores y su cuerpo yace en el panteón de Reyes de El Escorial, y ahora a su hijo “¿lo van a enterrar en el desierto? Es una manera fatal de terminar la historia”, recoge Europa Press.

En una atención a medios posterior al coloquio, Guerra ha señalado que el emérito “nunca debió marcharse” y ha insistido en que su muerte en el extranjero “sería un baldón demasiado fuerte para el país y para la propia monarquía”.

El coloquio ha consistido en una entrevista de Alfonso Guerra a la escritora francesa Laurence Debray, autora del libro ‘Mi rey caído’ y del documental ‘Yo, Juan Carlos, rey de España’, entre otras obras, quien ha explicado cómo surgió su admiración por el ahora Rey emérito.

Sobre este asunto, la escritora ha dicho que si el Rey muere en el extranjero, “puede ser un fallo para la Corona” que “puede debilitarla” porque frente a otras monarquías como la británica, donde ha habido siglos de sucesiones ininterrumpidas, “aquí es muy frágil” porque el rey llegó en 1975 de la mano de Franco, no de su padre, y ahora “hay que tener una continuidad” para que la institución “tenga estabilidad histórica y nacional”.

Debray ha expuesto que detrás del “héroe político” que él supone, “hay un hombre con sombras, fallos, debilidades”, y es eso lo que le hace “un personaje de novela”. “Lo veo como siempre lo he visto, como un hombre que tiene una vida de novela. El hecho de irse así al otro lado del mundo, desaparecer, añade algo de personaje de novela”.

“Fue una decepción para mí, como para muchos españoles, pero alimenta un poco lo novelesco”, ha subrayado, antes de reconocer que entiende por qué esa “decepción” de la sociedad, pero fue “insólito” que saliera de España. “Es su país y creo que un rey se va de su país si hay una invasión”.

Además, eso “no anula el problema. Sigue estando ahí. ¿Ahora qué hacemos? Está ahí (el Rey en Abu Dabi), ¿Cuando vuelve? ¿Por qué vuelve?”, ha añadido.