Galán defiende que las eléctricas “no se benefician” de la subida en el precio de la luz

Ignacio Galan

Ignacio Galán, presidente de Iberdrola. Autor: Iberdrola

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, ha defendido que las eléctricas «no se benefician» de los precios altos en el mercado eléctrico y ha asegurado que su negocio se ve afectado de «manera negativa» al tener que absorber los costes.

«Debemos producir, pero a veces no tenemos suficiente y los precios altos no mejoran nuestros resultados, afectan negativamente a nuestra hoja de resultados», dijo Galán en una conferencia con analistas para presentar los resultados del primer semestre, estimando que el impacto de la subida en el precio de la luz es de «unos 12 céntimos diarios por cliente».

Así, Galán ponía sobre la mesa el hecho de que las eléctricas integradas verticalmente deben acudir al mercado mayorista para comprar energía, ya que su propia producción no les llega para cubrir toda la demanda de sus clientes, vendida en gran parte a unos precios inferiores a los del mercado.

El directivo indicó que el nivel de precios en el mercado mayorista eléctrico se trata de una «situación temporal» y que se debe a los «elevados precios» de las materias primas, principalmente el gas natural por una falta de ‘stocks’.

El presidente de Iberdrola estimó que la actual presión en los precios de la luz tan solo impacta al 10% de la energía en España, ya que el 90% restante tiene precios fijos y no se ven afectados por el mercado.

Asimismo, abogó por ofrecer una cesta de precios de la energía o establecer un precio fijo para la energía nuclear para esos consumidores afectados -los que están en la tarifa regulada (PVPC)-, medidas que podría dar resultados «sin ninguna perturbación en la regulación».

Confía en se mejore el recorte del dividendo de CO2

Por otra parte, el directivo se mostró convencido de que el anteproyecto del Gobierno que prevé recortar los ingresos de las instalaciones nucleares, hidráulicas y eólicas previas a 2005 -el denominado dividendo de CO2- se podrá mejorar en su tramitación, alcanzando «una solución equilibrada, plenamente coherente con las directrices europeas y en concordancia con el principio de quien contamina paga, pero no quien no contamina también paga».

Galán consideró que la medida anunciada por el Ejecutivo representó «una sorpresa para todo el mundo, después de tres años de seguir una dirección en la política energética».

En este sentido, afirmó entender la posición del Gobierno, «bajo presión por el tema de los precios» de la electricidad, aunque consideró que esta medida no es la acertada.

Asimismo, recordó que ya las agencias calificación y los analistas han advertido de que «estos cambios inesperados perjudicarán la estabilidad y predictibilidad regulatoria y la seguridad jurídica», que son «esenciales para atraer la inversión verde y garantizar la seguridad de suministro en los próximos años».

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA