Funcas avisa: los bancos más pequeños no están preparados para la nueva normativa

Funcas

La banca experimentará un aumento de provisiones con la próxima entrada en vigor de la Norma Internacional de Instrumentos Financieros 9 (IFRS 9, por sus siglas en inglés), de acuerdo con un artículo elaborado por Pilar Barrios y Paula Papp en la edición 257 de los Cuadernos de Información Económica de Funcas que recoge Europa Press.

Esta nueva norma modifica significativamente el mecanismo de reconocimiento de provisiones ante potenciales pérdidas por incumplimientos tanto de familias como de empresas. La IFRS cambia el criterio de provisionamiento desde una visión de reconocimiento de pérdidas una vez que se ha incurrido en ellas a tener que provisionar desde el mismo momento en que se concede la financiación con base en una pérdida esperada.

Según datos de la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés), citados en el artículo, será necesario un incremento medio del 18% en el volumen de provisiones, que dará lugar a una disminución del coeficiente de CET1 –el capital de máxima calidad- de 59 puntos básicos de media.

De acuerdo con las autoras, preocupa el hecho de que una gran cantidad de entidades está en una fase muy embrionaria de aplicación de esta normativa y, en particular, las entidades de menor tamaño van más retrasadas.

En otro de los artículos, firmado por Santiago Carbó y Francisco Rodríguez, se concluye que en materia de eficiencia la banca española sigue manteniendo su ventaja respecto a la media de la zona euro, ya que dos tercios de los ingresos de explotación de los bancos del área de la moneda única son consumidos por sus costes administrativos y salariales, mientras que en España solo se consumen la mitad de esos recursos.

Para los autores, 2017 no estará exento de riesgos para la banca, que deberá enfrentarse a desafíos internacionales como el Brexit, las presiones hacia la desregulación provenientes de EEUU y la ausencia de referencias en materia de transparencia, que podría afectar a la banca de otros países provocando nuevos episodios de estrés.